El valor de la experiencia.
Diario Sur. 25 de junio de 2005

Almudena Salcedo..


Diego Fernández es alcalde de Júzcar desde 1973. Ahora, a sus 67 años, recuerda el pasado con añoranza y no olvida que su primer nombramiento fue a dedo.

 

Corría el año 1973 cuando un joven Diego Fernández accedió por primera vez a la alcaldía de Júzcar. Entonces fue nombrado a dedo por el gobernador, eran los tiempos de Franco, pero años Después, con la llegada de la democracia, repitió experiencia. Se presentó a las primeras elecciones municipales democráticas de la mano de UCD y las ganó con cinco concejales. La oposición, como ahora, la conformaba un único concejal del Partido Socialista. «Eran otros tiempos- recuerda- no teníamos agua corriente ni alcantarillado, las mujeres iban a la fuente a por agua y al río a lavar». Y es que, menos el Alcalde, todo ha cambiado en Júzcar en estos 31 años.

Júzcar (31/12/2003)

Población: 211 habitantes

Extensión: 33 Km. cuadrados.

Altitud: 600 m./ nivel del mar.

Fiestas: Semana Santa y Vrgen del Moclón (24 de agosto).

Actualmente Diego Fernández continua gobernando con mayoría, y lo hace bajo las siglas del Partido Popular. Ha cumplido ya los 67 años y presume de sus dos hijos y sus tres nietos. Además sueña con abandonar pronto la alcaldía, ya está cansado, dice.

Sus hijos no seguirán sus pasos, pero en su equipo de gobierno cuenta con la presencia y el apoyo de jóvenes del pueblo que no quieren ni pensar en su retirada. «Llevo dos legislaturas queriendo irme, pero al final no se presenta nadie y tengo que seguir yo, pero esta ya es la última», explica. Ni siquiera recuerda cuántos concejales diferentes han pasado por la oposición: «Creo- dice- que uno del PA y los demás del PSOE, pero siempre distintos». Tampoco comparte sillón con ninguno de los que con él empezaron esta andadura. Poco a poco ha ido viendo cómo cambiaban las caras y las cosas, porque el nuevo Ayuntamiento lo estrenaron hace unos años.


Los viejos tiempos

 

Una vida en la política
Nombre: Diego Fernández.

Edad: 67 años.

Familia: Está casado y tiene dos hijos y tres nietos.

Profesión: Trabaja su pequeño huerto y es Alcalde desde hace 31 años.

Trayectoria política: El gobernador lo nombró Alcalde a dedo en 1973. Posteriormente se presentó a las primeras elecciones municipales democráticas bajo las siglas de UCD. Después siguió su carrera política con Alianza Popular, en la actualidad Partido Popular.

Principales logros: Presume de haber llevado el agua a las casas de sus vecinos, además del alcantarillado y el asfaltado de las calles.

Asignaturas pendientes: Por ahora se le resiste Internet.

Diego Fernández recuerda con añoranza su llegada a la alcaldía. Entonces el pueblo superaba con creces los 238 habitantes que tiene en la actualidad, y los vecinos trabajaban el campo de los alrededores. Ahora algunos conservan pequeñas huertas, pero poco queda ya de los ricos huertos y frutales del pasado. Sin embargo es consciente de que en estos 31 años su pueblo ha mejorado mucho. «En este tiempo hemos pavimentado las calles, se ha arreglado la iglesia, se ha hecho un Ayuntamiento nuevo, una piscina, una Casa de la Cultura y un campo de fútbol. El problema es el de siempre, tenemos poco dinero», insiste.

 

Y es que Fernández irradia alegría, no en vano asegura no recordar ningún episodio trágico durante la transición. «En el pueblo nos conocemos todos y nos llevamos bien, entonces no hubo problemas», asegura. Es más, cuando se le pregunta por algún enfrentamiento con la oposición, cuenta que incluso durante las campañas comparten mesa y comida y reparten juntos la propaganda electoral.

 

Sí tiene algunos detractores, vecinos del pueblo que lo acusan de haberse quedado anclado en el pasado y no dejar que Júzcar avance. Sin embargo son más- los votos lo corroboran- los que lo ven como una «buena persona, humilde y de espíritu abierto y democrático». «Es el alcalde de todos», dicen los trabajadores municipales. Él acoge los piropos con una sonrisa y continua tranquilo recordando sus comienzos.

 

Internet también ha llegado a Júzcar, pero su Alcalde se niega a usarlo. «No tengo ni idea, pero sí uso el teléfono móvil». Para Internet siempre cuenta con algún ayudante- su concejal más joven tiene 30 años- pero con el móvil se maneja bien, a pesar de que sólo lo lleva encima cuando tiene que hacer algún viaje. «Aquí en el pueblo no me hace falta- se disculpa- todo el mundo sabe dónde encontrarme». Y es cierto. Por las mañanas va al Ayuntamiento y por las tardes pasa un ratito cuidando su huerto y otro de charla con sus vecinos en el bar.

 

 

Manifestación

 

Pese a la aparente tranquilidad del municipio, el Alcalde recuerda una manifestación que le hicieron los vecinos un año que cambió la festividad del día de San José. Entonces los juzcareños se pusieron en pie de guerra y tomaron la calle. «Al final todo terminó bien, es que no habían entendido el cambio», comenta Fernández sonriente.

 

Su sonrisa permanece cuando se le pregunta por la juventud y el empleo. En un municipio con un 60 por ciento de población activa, sólo existe el desempleo agrario. Además un 15 por ciento de la población la conforman estudiantes, unos jóvenes que pasan las noches del fin de semana en el pub. Nada que ver con el pasado, recuerda Fernández, «por la noche había baile y venían acordeonistas que recorrían los pueblos de esta zona, si no, íbamos al bar, ahora les gusta el pub y la música muy alta».

 

Y con los cambios, también han llegado las mujeres. «Antes el alguacil y el secretario eran hombres, no había mujeres en el Ayuntamiento, pero con el tiempo llegaron», explica el Alcalde. Él lo lleva bien, lo cuidan, dice, como si fuera su padre. «Todos me miman, por eso no me dejan irme».

Fotos.-

1.- Diario Sur.

2.- SIMA. Juanta de Andalucía.

3.- www.pueblos-españa.org

Tablas.- Diario Sur y elaboración propia.