Los castaños del Genal resisten a la tentación de las inmobiliarias.
Las inmobiliarias realizan ofertas millonarias a los propietarios.
Diario Sur. 4 Febrero 2003. Blas Gil. Ronda

Los agricultores se están negando a vender sus explotaciones, que generan importantes beneficios. En la Serranía peligran 4.000 hectáreas de este cultivo
La voracidad urbanística de las inmobiliarias ha sobrepasado la Costa y arribado a tierras del interior de la provincia. Varios alcaldes de municipios del Valle del Genal han mostrado su preocupación por la avalancha de ofertas de compra que están recibiendo en los últimos meses los propietarios de las explotaciones de castaños de la zona, por parte de inmobiliarias de la Costa del Sol y de Madrid, que proponen pagar millonarias cantidades de dinero por las parcelas.

El alcalde de Pujerra, Miguel Merino, explicó que, "afortunadamente, la totalidad de los agricultores está rechazando la idea de vender sus terrenos, ya que los castaños son unos cultivos muy rentables y, por ello, no se quieren desprender de ellos".
Algo parecido está ocurriendo en Igualeja, donde desde hace años los productores de castaña están siendo tentados por inmobiliarias que "vienen representando a extranjeros que quieren comprar las fincas para instalar en ellas su segunda residencia y, a la vez, aprovechar la materia prima para obtener unos beneficios extras", comentó el alcalde, Gaspar Domínguez, quien puntualizó que "no obstante, aquí somos muy de la tierra y nadie está vendiendo".

El director de la Oficina Comarcal Agraria de Ronda (OCA), Juan Luis Muñoz, mostró igualmente su preocupación por este hecho, ya que aunque de momento no se están vendiendo las explotaciones de castaños, los agricultores que se dedican a otros cultivos, como las almendras o los cereales, sí se han desprendido de sus fincas. Concretamente, en los últimos cinco años, más de 500 explotaciones han cambiado de propietario.
Además, esta situación ha provocado que aumente el precio de las tierras de labor, "lo que está impidiendo que los agricultores que quieren mantener su actividad productiva no puedan adquirir más terrenos para ampliar sus explotaciones", apuntó Muñoz.
El gerente del Centro de Desarrollo Rural de la Serranía de Ronda (CEDER), Juan Manuel Gutiérrez, señaló que las ofertas de compra de terrenos que se registran ahora en las zonas de castaños "ya se han producido anteriormente en otros lugares como en Gaucín, donde buena parte del término municipal ha pasado a manos de capital extranjero".

Gutiérrez explicó que para poder frenar la alarmante pérdida de explotaciones agrarias en la comarca, "es necesario que la Diputación de Málaga apruebe las normas subsidiarias urbanísticas de estos pueblos, para que los alcaldes dispongan de armas para evitar la pérdida de sus recursos naturales".

El Valle del Genal es uno de los mayores productores de castañas de la comunidad autónoma, ya que cuenta con cerca de 4.000 hectáreas de castaños destinadas al cultivo de este fruto, del que dependen económicamente más de 3.000 familias de la Serranía de Ronda.
Su producción media es de unos seis millones de kilos de castañas al año, lo que genera unos beneficios cercanos a los 6 millones de euros.