IGUALEJA: El nuevo alcalde sale escoltado del Ayuntamiento tras la moción.

La Opinión de Málaga

BLAS GIL. IGUALEJA

2 de abril de 2005

 

La moción fue presentada con el apoyo de tres ediles del PP contra Gaspar Domínguez.
Un grupo de vecinos arrojó monedas a la cara del edil tránsfuga y le acusó de "traidor". Ni el regidor entrante ni el PP explicaron los motivos de la censura.


Todo el mundo en Igualeja tiene la impresión de que con la moción de censura y el cambio en la alcaldía no se termina la crispación, ya que se temen represalias por parte de los dos bandos enfrentados.

El nuevo alcalde del municipio serrano de Igualeja, el tránsfuga del PSOE Fernando Guerrero, tuvo que abandonar ayer el Ayuntamiento escoltado por diez agentes de la Guardia Civil y dos policías locales, tras la celebración del pleno en el que se debatió la moción de censura al hasta entonces regidor socialista, Gaspar Domínguez.
Desde primeras horas de la mañana, los ánimos entre los vecinos estaban muy alterados. Mientras que un sector de la población apoyaba a Domínguez, que ha presidido el Consistorio durante 17 años, otro aplaudía la moción que encabezó el edil tránsfuga y que contaba con el apoyo de los tres concejales del Partido Popular.
El público lanzó insultos como "Judas, traidor" contra el nuevo alcalde durante la sesión plenaria, en la que tuvo que intervenir en varias ocasiones la Policía Local para apaciguar a los vecinos más exaltados. Algunos igualejeños incluso arrojaron monedas a la cara de Guerrero, al tiempo que le preguntaban sobre los motivos por los que presentaba la moción: "¿Cuánto te han pagado para que le des esta puñalada trapera a tus compañeros", gritaron algunos.
En la sesión plenaria, que no llegó a los quince minutos, el único que habló fue el alcalde saliente, quien indicó que esta maniobra política se ha realizado "con la única intención de cortarme el cuello y por venganza", al tiempo que recordó que detrás de la moción "existen, como todos saben, claros intereses urbanísticos".
Gaspar Domínguez estuvo arropado en todo momento por miembros de la ejecutiva provincial del PSOE, como Juan Fraile y Fernando Centeno, así como por diferentes alcaldes y ediles socialistas de la comarca. Por parte del PP, sólo el concejal del PP de Ronda Fermín Villodres viajó hasta el municipio serrano para apoyar a los autores de la moción.
Ni el nuevo alcalde ni el portavoz del PP, Juan Dúctor, hicieron uso de la palabra durante el pleno y no explicaron a los vecinos los motivos por los que habían presentado la moción de censura, por lo que de forma muy rápida se procedió a la votación y a la jura del cargo del nuevo regidor, que siguió recibiendo los insultos de sus detractores y los vítores de sus simpatizantes.
Posteriormente, se ordenó el desalojo de la sala de sesiones y la polémica se trasladó hasta la plaza del pueblo, donde algunos vecinos llegaron a las manos y fue necesaria la intervención de la Guardia Civil para separarlos. Mientras tanto, Fernando Guerrero permaneció en el Ayuntamiento por espacio de casi una hora, esperando que los ánimos se tranquilizasen.
El portavoz del PP, al acabar el pleno, señaló a los medios informativos que con el cambio en la alcaldía "llega por primera vez la democracia a Igualeja, que ha soportado una dictadura durante más de 17 años". "Mientras que los socialistas sólo han gobernado para los suyos, nosotros lo haremos para todos por igual", añadió.