La construcción se cobra la vigésima muerte en este año
La Opinión de Málaga. 31 de agosto de 2004
Clara Consuegra / Málaga


Un obrero de 55 años, natural de Pujerra, falleció ayer en una cantera de Igualeja al ser arrollado por un camión. Agosto sigue engordando su negra estadística con seis muertes.
El negro goteo parece no cesar. Un hombre de 55 años falleció ayer en la cantera de Igualeja al ser arrollado por uno de los grandes camiones utilizados para la carga de áridos y tierras.

 

Ni mucho menos pueden reducirse a mera estadística los fallecimientos en accidente laboral, pero van seis fallecidos en el sector de la construcción en lo que es el agosto más sangriento desde que existen estadísticas. En lo que va de año, han fallecido veinte trabajadores en accidente laboral, con lo que la provincia se aproxima a las cifras del año pasado (28 muertes según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales).


En la mañana de ayer, un trabajador de la cantera de Igualeja, José M. G., de 56 años de edad, falleció al ser atropellado por uno de los camiones que trabajan en las instalaciones, de las que se extraen diferentes tipos de minerales. Se trata de camiones con ruedas enormes que se utilizan para la carga de áridos y de tierras en el caso de grandes obras.


Fatal desenlace. Según explicó el alcalde de Igualeja, Gaspar Domínguez, los hechos ocurrieron sobre las 12,30 de la mañana, aunque no está claro como se produjo el fatal accidente. De momento, los agentes de la Guardia Civil siguen investigando los motivos por los que el vehículo se precipitó sobre el trabajador.


Posteriormente, sobre las 15 horas se procedía al levantamiento del cadáver, que fue trasladado al parque cementerio de Málaga (Parcemasa). El trabajador era natural de Pujerra, aunque tenía fijada su residencia habitual en San Pedro Alcántara.
José M. G. atesoraba una amplia experiencia, ya que, según dijo Domínguez, llevaba casi treinta años trabajando en la empresa, por lo que la noticia ha causado una mayor conmoción.


Por su parte, el alcalde de Pujerra, Francisco Macías, expresó sus condolencias a la familia, que sigue residiendo en la localidad, y alabó su humanidad.


Problema eterno. Ni la mesa para la prevención de accidentes laborales, ni las inspecciones a las cincuenta empresas con peores estadísticas, ni los paros (el último tuvo lugar el 5 de noviembre pasado) han servido hasta la fecha para recortar la negra estadística. Y es que desde el año 2000 han fallecido más de 110 personas en accidente laboral en nuestra provincia.


Las causas y culpas deben buscarse en diferentes factores, aunque Mercedes Muñoz, jefa de la Inspección de Trabajo, manifestaba que será necesario que el empresario se convenza como primera premisa. Posteriormente, toda la cadena debe hacer lo propio.
Los sindicatos también señalan a los empresarios en primer lugar, pero reclaman insistentemente más inspectores para controlar la seguridad en obras.