El nuevo instituto de Algatocín lleva dos años sin teléfono.
Diario Sur. 5-12-03. Almudena Salcedo


La calefacción ha comenzado a funcionar este año y ahora es cuando están arreglando también las goteras que descubrieron en 2002 A pesar de todo, profesores y alumnos intentan realizar su actividad con normalidad.

 

Aunque parezca increíble en la era de las telecomunicaciones, el nuevo centro de Enseñanza Secundaria de Algatocín, que abrió sus puertas el pasado curso, continúa un año después sin teléfono. De hecho este instituto, que acoge a unos 200 niños del Valle del Genal, tiene como único medio de comunicación un teléfono móvil que, de vez en cuando, se queda sin cobertura. Pero afortunadamente no todo son malas noticias, ya que por el momento ha empezado a funcionar la calefacción y se están arreglando las goteras que el año pasado convirtieron algunas aulas en improvisadas lagunas.

 

Además, los profesores, que han decidido tomárselo con filosofía después de presentar reiteradas quejas ante la delegación provincial de Educación, no cesan en la organización de eventos que hagan olvidar a sus alumnos las carencias del centro.

Y es que este nuevo instituto no comenzó su andadura con buen pie, ya que a finales de octubre del pasado año, el presidente de la Asociación de Madres y Padres del colegio de Gaucín, José Gavilán, denunciaba ante los medios de comunicación que el centro carecía de "agua potable, línea telefónica, fotocopiadora, bar y un lugar de recreo donde poder jugar los niños". Asimismo, esta asociación protagonizó sonadas protestas por la carencia de un autobús escolar que llevara a sus hijos directamente desde Gaucín hasta el nuevo centro, en vez de tener que desviarse primero hasta Benadalid.

 

Ahora los padres parece que se lo han tomado con más calma y son los alumnos quienes están dispuestos a ponerse en pie de guerra, aunque los profesores prefieren que todo se solucione por las buenas. Eso sí, piden que se les instale cuanto antes la línea telefónica para poder disfrutar de la tecnología, pero mientras ellos continúan con su trabajo.