Benadalid: Colecta vecinal para evitar que se desplome la iglesia del pueblo. Los vecinos ya han recogido 18.000 euros.

La Opinión de Málaga. 16 de febrero de 2006


El templo, que data del siglo XVII, presenta un avanzado estado de deterioro y su reparación cuesta diez veces más.


Una comisión de vecinos del municipio serrano de Benadalid ha iniciado una serie de movilizaciones con el objeto de evitar que el techo de la iglesia parroquial se venga abajo, debido al avanzado estado de deterioro que presenta y que, según la alcaldesa, Leonor Andrade, "supone un riesgo constante".


La iglesia San Isidoro de Sevilla, que data del siglo XVII, se encuentra situada en la plaza del pueblo y, según los informes técnicos que se han realizado desde el Ayuntamiento, las cubiertas de tejas están muy dañadas, al igual que la torre y los muros de barro, "debido a la gran humedad que se está filtrando por todas partes", apuntó la regidora.
Los presupuestos de obra que se han solicitado para acometer su reparación señalan que el coste superaría los 180.000 euros, "una cantidad que se escapa a nuestras posibilidades", añadió la alcaldesa.


El Consistorio ha mantenido una serie de contactos con el Obispado de Málaga y, "aunque no descartan colaborar, nos dicen que en la provincia tienen otras prioridades", señaló Juan, uno de los vecinos.
Ante esta situación, que se viene prolongando durante los cuatro últimos años, han sido los propios vecinos los que han iniciado una colecta en el pueblo para poder comenzar los trabajos de reparación de la cubierta, lo que les ha permitido recoger, de momento, 18.000 euros.
De mismo modo, la alcaldesa se ha puesto en contacto con la Diputación Provincial de Málaga, la Junta de Andalucía y la entidad financiera Unicaja, con la intención de que estos organismos colaboren también, puesto que "la situación es preocupante", añadió la alcaldesa.
Y es que la iglesia de Benadalid es su principal referente cultural e histórico, junto con el Castillo (que hace las funciones de cementerio) y el puente romano. De hecho, los conciertos y demás actividades culturales se celebran habitualmente en el templo.


Por otra parte, el Ayuntamiento ha remitido un proyecto al Ministerio de Cultura para la restauración del Castillo, que data del siglo II y que también está muy deteriorado, ya que sus muros presentan grietas que pueden provocar su derrumbe. Esta actuación costaría unos 600.000 euros.