Valle del Genal: Mil castañeros de la comarca sufren pérdidas de seis millones de euros.

Diario de Málaga.

12 de octubre de 2005

 

 

 

La lluvia que ha caído estos últimos días ha llegado bastante tarde para salvar uno de las principales cosechas de la comarca, como es el caso de la castaña. Según el director de la Oficina Comarcal Agraria, Juan Luis Muñoz, “en estos momentos se está produciendo la campaña de recogida de la castaña y la falta de lluvia va a traer consigo un disminución de la recolección del sesenta y cinco por ciento”.


Esto ha traído consigo que a pesar de que la campaña de recolección empieza en septiembre, puesto que las castañas del Genal son las más tempranas de Europa, muchos productores ya han acabado su labor.

pérdidas millonarias. Por su parte, el responsable de Asaja en la zona, Rafael Cordero, manifestó que la campaña pasada se recogieron unos cuatro millones de kilos de castañas yque en esta ocasión “la producción se reducirá en torno a la mitad o algo más”, lo que supondrá “unas pérdidas cercanas a los seis millones de euros”.

 

Cordero apuntó que “los frutos son muy pequeños e incluso en algunas zonas del sur de la comarca no se van a recoger”. En estos momentos el kilo de castañas tiene un precio de dos euros, valor que subirá debido a las disminución de la producción de la actual campaña de recolección.

1.000 afectados. Muchas de las familias que residen en el Valle del Genal dependen económicamente durante la mayor parte del año de los beneficios obtenidos por la venta de la castaña, en este caso estos ingresos serán inferiores a los de otros años. Concretamente la Oficina Comarcal Agraria, calcula que en las 3.800 hectáreas que ocupa el castañar, que se extiende principalmente por las umbrías de Igualeja y Pujerra, hay 1.000 castañeros, de los que unos lo son a título principal mientras otro lo son ‘de fin de semana’, por tener su ocupación principal fuera, sobre todo en las distintas contrucciones de la Costa.

 

La sequía reduce este año a la mitad la producción de castañas de la Comarca.

 

Las pérdidas del sector podrían alcanzar los seis millones de euros, ya que hay zonas del Valle del Genal donde ni siquiera se recogerá el fruto La lluvia ha llegado demasiado tarde, y las castañas son extremadamente pequeñas.

 

Diario Sur. 12-10-05

ALMUDENA SALCEDO


Hace exactamente un año los campos del Valle del Genal rebosaban alegría y actividad, familias enteras dedicaban sus días libres a recoger la castaña. Hoy, sin embargo, estos están tristes y vacíos, y es que la sequía ha dejado huella en los castañares. Así, si el año pasado se recogieron unos cuatro millones de kilos de castaña, - de 3.800 hectáreas- este otoño la cifra se reducirá a la mitad, lo que provocará pérdidas de hasta seis millones de euros, según explicó ayer el responsable de ASAJA, Rafael Cordero. La razón es bien sencilla: el fruto es, en su mayoría, extremadamente pequeño debido a la falta de humedad. De hecho hay zonas, las situadas más al sur, donde ni siquiera se llevará a cabo la recogida.

El panorama no es, por tanto, halagüeño, y es que las lluvias han llegado demasiado tarde. Desgraciadamente no es el de la castaña el único sector afectado, ya que el olivar también adolece de falta de agua y se prevé una reducción de la cosecha, así como una subida del precio del aceite. Asimismo tampoco hay que olvidar las pérdidas que ha habido en la cosecha de cereales y la escasez de pasto para el ganado. De este modo parece claro que la campaña agrícola de este año ha sido nefasta.

Un año negro

El año pasado el principal problema de los propietarios de castaños era la búsqueda de mano de obra. Las duras condiciones de trabajo y los bajos salarios que se pagan en el campo dificultaban la tarea. Esto hizo que la recogida de castañas se convirtiera en una actividad familiar, una labor que unía a padres, hermanos, hijos y sobrinos y que hacía de un día de trabajo, una fiesta. Este otoño esas imágenes no se repetirán, y es que hay muchos vecinos del Genal, como Juan, que han decidido no molestarse si quiera en recoger el fruto. «No merece la pena- se lamenta este agricultor- es trabajar por amor al arte». Y así es, en muchos casos. Las castañas son tan pequeñas que será difícil venderlas. Pero esto no sólo preocupa a los agricultores. Los cooperativistas de La Molienda, que se dedican a elaborar conservas naturales y artesanales, ya anunciaban hace unos días que «las castañas de este año son de menor tamaño y, por tanto, menos vistosas a la hora de elaborar conservas». Afortunadamente los puestos de castañas asadas sí han tomado la calle y la lluvia podría mejorar las expectativas para la próxima campaña.

El daño ya está hecho, y por eso agricultores y ganaderos piden ayudas a la Junta de Andalucía. Han tenido un año negro que quieren olvidar y confían en mejorar. Por el momento el Valle del Genal luce como cada otoño, aunque las castañas brillen por su ausencia.