La Asociación Hotelera Rural de Andalucía -AHRA- critica la “permisividad” de la Junta de Andalucía con la oferta rural ilegal.

 

Diario de Málaga

Veronica Amaro.

15 de agosto de 2005

 

El incremento “desmesurado” de la oferta de alojamientos rurales en el interior de Andalucía, en general, y en la provincia malagueña, en particular, ha desembocado en una “sobreoferta” en determinadas zonas de la región. A este crecimiento se añade el aumento de establecimientos ilegales, los cuales “funcionan sin ningún control bajo la permisividad de la Administración”.


Así lo manifestó a este diario el presidente de la Asociación de Hoteles Rurales de Andalucía (Ahra), Isidro Pérez, quien instó a las autoridades competentes a “controlar” la actividad no reglada existente en el segmento de interior.

No obstante, reconoció que “no tienen por qué inspeccionar un establecimiento que no se haya dado de alta anteriormente, así que es difícil evitar la situación”.

 

En cuanto a la “sobreoferta” existente en algunas zonas del interior de Andalucía, Pérez se mostró “totalmente de acuerdo” con la directora comercial de la agencia Rural Andalus, Montsalud Galindo, quien, en declaraciones a este diario, constató que algunas áreas del interior de la provincia de Málaga han comenzado a acusar la saturación propiciada por el exceso de la oferta, hasta el punto de que municipios como Gaucín, Cómpeta o Frigiliana “ya empiezan a tocar techo y están completamente desbordados”.

 

En este sentido, el presidente de la Ahra consideró que “se podría legislar un poco mejor este asunto”, que a su vez, provoca una disminución en los niveles de ocupación. En este sentido, destacó el aumento del número de alojamientos como una de las razones que han motivado dicho descenso.
“Agosto es un mes en el que la mayoría de los hoteles está a pleno rendimiento, pero la visión general es que este año está siendo peor que 2004”, indicó Pérez, quien resaltó que, además de la apertura de nuevos hoteles, complejos y casas rurales, una de las principales causas es que “también hay menos turismo y el aumento de españoles no logra suplir la caída del número de extranjeros”.

 

previsiones. Con respecto al comportamiento del sector en los próximos meses, afirmó que “es imprevisible, aunque desde la Ahra prevemos que el porvenir es de mantenimiento”, a pesar de que, según indicó, “los touroperadores dicen que la cosa se va a animar”.

 

Por otro lado, el máximo representante de la Asociación de Hoteles Rurales de Andalucía hizo alusión a la promoción que se está llevando a cabo del turismo de interior. Al respecto, opinó que “se están haciendo cosas buenas pero, si a mí me preguntaran, seguro que las haría de otra forma”. En cualquier caso, a su juicio, “de momento no se están viendo resultados de esas acciones, pero lo que sí estamos notando es el fruto de nuestras propias promociones”. Según declaró Isidro Pérez, la Ahra ha comenzado este año a “patear” la mitad sur de España, “visitando agencias de viajes personalmente a lo largo de tres meses”.

 

Esta iniciativa, que se retomará a mediados de septiembre, tras el “parón” del mes de agosto, “sí se ha visto reflejada en un aumento de la ocupación y, sobre todo, en un incremento de la utilización del Bono Rural”, un talonario que permite beneficiarse de “considerables descuentos” sobre la tarifa oficial de los hoteles asociados y que se adquiere en cualquier agencia de viajes o en la oficina central de la asociación. El cliente puede adquirir un talonario de bonos o bien bonos sueltos a su conveniencia, según indica la web de la Ahra.