El trabajo de recomponer la historia perdida de Alhaurín de la Torre.

La Opinión de Málaga. 30/6/2004

Ana García. Alhaurín de la Torre.


El investigador José Manuel de Molina Bautista halla nuevos datos sobre la historia del municipio que certifican que tenía dos torres y una mezquita en la sierra.

 

Mientras el dilema para algunos en estas fechas es elegir entre la playa o la montaña, para otros más aplicados, como es el caso de José Manuel de Molina Bautista, las vacaciones han consistido en unas jornadas de profundo estudio sobre la historia de Alhaurín de la Torre. Unos días en Toledo le han servido a este historiador para rastrear en el Archivo de la Nobleza de la ciudad y concluir una investigación que arroja luz sobre la historia perdida de Alhaurín de la Torre, localidad en la que reside desde 1997 -ya que es natural de Málaga- y de la que se enamoró desde que llegó.
José Manuel ha encontrado nuevos documentos que revelan interesantes hechos de la historia del pueblo. El más antiguo data del año 1489, sólo dos años después de la Reconquista por parte de los Reyes Católicos, aunque el más valioso, según este empedernido investigador, es de 1512 y describe este pueblo como la alquería de Alaolin, con una torre y una mezquita.
Otros documentos repasan aspectos interesantes, como las compra-ventas y arrendamientos de molinos y casas, repartos de riegos, pleitos, pagos de censos y alcabalas, y confirman además la existencia de otra torre más en lo que hoy es el casco urbano y de una ermita en la Sierra de Mijas, hoy desaparecida.
A través de los documentos encontrados se puede recomponer la geografía urbana y rural del municipio desde el siglo XVI (cuando era una aldea) e incluso las raíces genealógicas, pues las propiedades que arrendaban y las que cobraban por las alcabalas todos los vecinos del pueblo, especialmente desde el siglo XVIII, están registradas en este archivo.
José Manuel ya se ha sumergido en los archivos de Alhaurín de la Torre, Málaga y Granada, aunque con el de Toledo tiene pendiente alguna futura visita. Con todo ello tiene previsto escribir un libro para dar a conocer la historia desconocida de Alhaurín de la Torre, que todos creen que desapareció con la destrucción del archivo durante la Guerra Civil.

 

El pueblo era propiedad del Conde de Puertollano


La nueva documentación de la historia de Alhaurín de la Torre encontrada por el investigador José Manuel de Molina en Toledo se ha conservado a través de la casa ducal de Fernán Núñez, heredera de las posesiones familiares en Alhaurín de la Torre, reunidas en un mayorazgo. El archivo contiene un total de 3.903 documentos. Unos 500 se refieren al municipio y el resto, a otros, entre los que destacan Málaga, Alhaurín el Grande, Colmenar y Álora. El legado de Fernán Núñez es el segundo más numeroso de las casas nobiliarias españolas tras el de la casa ducal de Osuna. Antes del duque, la documentación estaba en manos del principal propietario del pueblo, el Conde de Puertollano (de Antequera). José Manuel tiene ya previsto contactar con esta familia.