El domingo, 15-2-04, se inaugura el primer tramo de la carretera paisajística de Ronda a Gaucín


La apertura de la conexión entre ambas localidades de la Serranía pone en valor la riqueza ambiental de la comarca El año próximo terminará la segunda fase, hasta Gaucín

Diario Sur. 12 de febrero de 2004

M. BECERRA / A. SALCEDO.

Reasfaltada, con muros de piedra y quitamiedos de madera en sus flancos, y con cuatro miradores para disfrutar de algunas de las estampas más espectaculares de la provincia: las que ofrecen la Serranía de Ronda y el valle del Genal. Esas y otras mejoras, nunca puestas en práctica al unísono en una carretera andaluza, podrán disfrutarse a partir del domingo en el primer tramo de la vía paisajística Ronda-Gaucín, que se abrirá al tráfico tras concluir el proyecto que la Consejería de Obras Públicas ha acometido durante el último año.

 

La espera ha sido larga, ya que la idea de integrar en su entorno la carretera A-369 arrancó hace tres décadas, y en 1996 la Junta anunció su ejecución 'inminente'. Las obras de los dos tramos que se pondrán en servicio el domingo empezaron en marzo de 2003, y han obligado a los 50.000 vecinos de la zona a dar un penoso rodeo desde entonces. Pero eso ya es historia.

 

El primer trayecto va desde la circunvalación de Ronda hasta el puerto de Encinas Borrachas, y el segundo desde ahí a Atajate. En total, más de 15 kilómetros en los que la consejería ha invertido, a través del ente público Gestión de Infraestructuras de Andalucía (Giasa), 9,3 millones. Los trabajos han sido acometidos por UC-10 y Hormigones Martínez, mientras que la consultora malagueña Urbaconsult ha dirigido la obra.

 

La carretera cuenta con miradores y muros de mampostería, así como con señales específicas, hitos kilométricos de piedra y vertederos especiales. Todo ello con la premisa de lograr la máxima integración paisajística debido al gran valor ambiental de la zona que atraviesa este eje, en el que también se han sustituido los quitamiedos metálicos por barreras de madera.

 

Los cuatro miradores de los tramos que se abrirán el domingo disponen de aparcamientos, muros ornamentales de piedra en su perímetro, bancos de madera, fuentes, alcorques y paneles cerámicos con información sobre los parajes que se pueden observar. También se han plantado árboles y arbustos, si bien en una etapa posterior se llevará a cabo una restauración vegetal completa en estos puntos, que está en la fase de salida a concurso.

 

Alivio para los vecinos

 

En la Serranía, en pueblos como Alpandeire, Jimera de Líbar, Atajate o Algatocín que tienen la A-369 como única vía de comunicación, los vecinos se felicitan por el fin de los trabajos de la vía paisajística, que la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, recorrerá el sábado. Y no sólo por la mejora que supondrá para las comunicaciones de la comarca, que serán mucho más seguras y cómodas, o por la reducción del tiempo para cubrir el trayecto entre Ronda y Gaucín, que pasará de cuarenta minutos a poco más de media hora, sino por las molestias de las obras.

 

«Hemos estado muchos meses tardando media hora más de lo habitual por el desvío, y espero que en la segunda parte de las obras no corten también el tráfico», declaró ayer María García, vecina de Gaucín. Y es que el cierre de la A-369 en esta zona ha obligado a usar itinerarios alternativos a través de Jimera de Líbar y Cortes de la Frontera, si bien la Junta ha aducido que la medida ha permitido reducir de dieciocho a once meses el plazo de ejecución de los trabajos.

 

Por otra parte, ya se han licitado, y cuentan con una partida de 8,2 millones en los Presupuestos andaluces de 2004, las obras de los 19 kilómetros que componen los dos tramos del resto del trazado (Atajate-Puerto del Espino-Gaucín). Tiene un coste de ejecución de 9,46 millones y la Junta prevé que se inauguren a finales de 2005. Entonces, se habrá puesto la primera piedra para futuras conexiones con la costa malagueña y con Algeciras a través de esta vía paisajística. De hecho, algunos ayuntamientos gaditanos como el de Jimena ya han pedido a la Junta que continúe la transformación de la A-369 acometida en la sierra de Ronda.

 

Al avance que supone la apertura de los primeros recorridos de la vía paisajística hay que añadir otras dos obras viarias en la zona: la variante de la ciudad del Tajo, en servicio desde mayo tras una inversión de cinco millones, y la de Atajate, cuyas obras se adjudicaron en enero por 1,1 millones.

 

Se habían hecho actuaciones similares en otras provincias como Huelva, entre Almonte y Los Cabezudos, pero nunca en una carretera de montaña como esta y, sobre todo, con un tratamiento integral, incorporando todos los elementos en una única actuación como se ha hecho entre Ronda y Atajate. A partir del domingo, la serranía de Ronda cuenta con un nuevo reclamo para sus visitantes.

Notas.-