Los Batallones disciplinarios de la II Región Militar intervinieron en Gaucín

Inaugurada la muestra de Los Caminos de los Prisioneros

VER MÁS >>

Noticias de la Villa. Los Barrios, 4 de noviembre de 2009


La alcaldesa de Los Barrios, Ángeles Ariza, y el teniente de alcalde delegado de Cultura, José Tocón, y miembros del colectivo republicano de la comarca han inaugurado en el edificio Pósito la exposición Los caminos de los prisioneros. La represión de posguerra en el sur de España, una muestra que recoge una colección de fotografías sobre la vida de estos prisioneros. Esta exposición ha sido realizada íntegramente por el Ateneo Republicano del Campo de Gibraltar y el asesoramiento histórico del profesor e investigador José Manuel Algarbani.

Rafael Torres habla sobre el Campo de Trabajo de Gaucín

La Exposición “Los caminos de los prisioneros”, quedo inaugurada el día 3 de noviembre junto con una conferencia que impartió el historiador José Manuel Algarbani, asesor histórico de la muestra. La conferencia que tuvo lugar en el Pósito estuvo presentada con un gran número de fotografías de la época donde se dieron a conocer la trascendencia de estos hechos así como la vida cotidiana y sus trabajos en la comarca y especialmente en Los Barrios.

El proyecto “Los caminos de los prisioneros” pretende, entre otras cuestiones, difundir socialmente los trabajos y las condiciones de vida de los Prisioneros republicanos en la orilla norte del estrecho de Gibraltar durante los años posteriores a la guerra civil.
Se expuso la estrategia del nuevo estado. EL nuevo estado creará la “Comisión de Fortificación de la Frontera Sur”. En el contexto de guerra mundial que se vivía en Europa, el gobierno de Franco se plantea construir un potente sistema defensivo en el Campo de Gibraltar denominado “Plan de fortificaciones de la orilla norte del estrecho”

 

Este “Plan defensivo” pretendía fortificar esta zona costera del sur de España desde Conil hasta el río Guadiaro, aunque con mayor presencia defensiva en la franja costera Bolonia-Gibraltar. Estas fortificaciones se realizan durante los años 1940 a 1945 (aunque el grueso de las obras fueron ejecutadas entre 1941 y 1943)

Acabada la guerra civil, Gibraltar vuelve a ser un problema preferente para Franco y su estado mayor. En agosto de 1939, a los 4 meses de acabar la guerra civil y con un país absolutamente devastado, el Estado Mayor del Ejército elabora un plan, en el contexto de la recién creada “Comisión de Fortificación de la Frontera Sur”, para atacar la base británica de Gibraltar y cerrar el Estrecho al tráfico marítimo, era esta la misión asignada a esta Comisión. Esta operación militar se plantea bastantes meses antes que las sucesivas operaciones para ocupar el peñón por parte del Eje italo-alemán como la Operación Félix en julio-agosto de 1940, la operación Illona de 1942, o la Operación Gisela en 1943. En todas estas operaciones se partía de cierto apoyo por parte de España, sin la cual estas operaciones no podrían ser válidas. La singularidad del plan de agosto de 1939 es por un lado, su momento en el tiempo y por otro, que se trata de un plan en el que solo tenían cabida las fuerzas del ejercito español.

 

Las obras de fortificación del estrecho se realizaron con carácter defensivo, al menos esta era la idea que planteaba el gobierno de Franco ante los ingleses y la opinión internacional, aunque la realidad, como claramente se expone en uno de los informes secretos de agosto de 1939, era “intentar mantener la ficción de que nuestras obras de fortificación son defensivas no siendo esto exacto más que para la fortificación, pues el plan de empleo de la artillería es netamente ofensivo y de anulación de la plaza inglesa”.


El ambicioso proyecto comenzó a decaer, aun habiéndose realizado bastantes actuaciones, cuando el ejército alemán comienza a perder la II Guerra Mundial. Una vez que dejó de estar vigente estas operaciones se continuaría la fortificación frente al peñón, con la inicial y exclusiva intención de impedir la posible invasión aliada de las costas del estrecho. España continuó representando el papel de neutralidad, aunque pendiente de las evoluciones del Eje, si las fuerza alemanas e italianas hubieran llegado a cerrar el canal de Suez, es muy posible que España hubiese cerrado el estrecho y atacado Gibraltar.

 

Para que las obras fueran realizadas con la mayor rapidez dada la premura de tiempo, el gobierno dictatorial utilizó mano de obra que podíamos denominar “esclava”. Esta mano de obra provenía de los Batallones Disciplinarios de Trabajadores. Durante los años 1939-1943 en la zona del Campo de Gibraltar mas de 15.000 prisioneros republicanos trabajaron haciendo los trabajos más duros: construcción de pistas, descarga y acarreo de materiales, etc.,

 

La importancia del Campo de Gibraltar en el estudio de esta figura represiva del gobierno franquista en la Posguerra es fundamental, estando situada en Algeciras la Subinspección de Batallones disciplinarios de la II Región Militar.

 

Un gran número de los caminos y construcciones militares fueron realizadas por los presos de los batallones de trabajadores, llegando su actuación desde Conil y Punta Mala por la costa y hasta Jimena de la Frontera y Gaucín por el interior. Aunque la parte de especialización de las obras era realizada por ingenieros del ejército franquista o por civiles con cualificación, la importancia de los batallones es fundamental, ya que realizaron los trabajos más duros, acarreo de materiales, apertura de pistas para el posible desplazamiento del ejército franquista, etc..


La trascendencia social de estos hechos es primordial. En forma de exposición itinerante se pretende dar a conocer estos hechos entre toda la ciudadanía y especialmente entre los estudiantes de bachillerato de la comarca, aunque podrá itinerar por otros lugares de la geografía española.

 

Un objetivo de esta actividad es romper el muro de silencio que se ha impuesto durante décadas sobre una de las facetas más desconocidas de la represión franquista: el trabajo forzado de los prisioneros republicanos en el Campo de Gibraltar.

Para reivindicar la importancia de estas obras defensivas en cuanto a su significación histórica y por el hecho fundamental de que fueron hechas con mano de obra perteneciente al vencido ejército republicano en unas condiciones de esclavitud y de extrema miseria moral y humana está realizada esta exposición.