La Asociación Torrijos 1831 homenajeó en Gaucín al ilustre militar José Serrano Valdenebro

Alhaurin.com. 5 de agosto de 2009.


Por acuerdo con el alcalde y la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Gaucín, la Asociación Histórico Cultural Torrijos 1831 ha realizado el pasado domingo día 2 de agosto, en la plaza principal del pueblo, un homenaje al que fue ilustre militar español en la Guerra de la Independencia, D. José Serrano Valdenebro, que el destino vinculó con aquella localidad, tanto por su vida familiar como por la contienda contra los franceses. Tras ser editado el acto en bando del Ayuntamiento, la Asociación Torrijos 1831 formó con sus diferentes recreaciones históricas procediéndose a la semblanza del ilustre militar, citando el presidente del colectivo, Jesús Rivera: “Recordamos hoy a una figura carismática de la Guerra de la Independencia, que a la vez es todo un símbolo de Gaucín, me refiero a José Serrano Valdenebro, que tras haber sido nombrado en 1809, mariscal de campo y, poco después, jefe de la Escuadra de la Real Armada, se encontraba a principios de 1810 al mando de una brigada de Infantería de Marina, integrada en el ejército de Albuquerque. Una desgraciada caída del caballo le produjo dos fracturas en su brazo derecho, por lo que en situación de licencia por enfermedad, fue autorizado a trasladarse a una finca de su propiedad en Cortes de la Frontera, sorprendiéndole en este lugar el levantamiento de la Serranía de Ronda contra los franceses. El 1 de marzo, por el gran prestigio del que gozaba en esta parte del territorio, fue llevado a Cortes de la Frontera, donde los vecinos del pueblo y los integrantes de la partida que se acababa de formar en Casares, lo nombraron jefe supremo del alzamiento. Contaba a la sazón Valdenebro con 67 años de edad.

El rey intruso José Bonaparte, que había llegado a la capital de la Serranía el 28 de febrero, se encontraba a punto de salir para llegar a Málaga. Un total de 500 jinetes franceses partieron entonces por el serpenteante camino de la divisoria de los ríos Guadiaro y Genal, en dirección a Gaucín. En Benadalid comenzaron a ser hostigados por los serranos de Cortes, que no pudieron evitar que los jinetes se aproximaran a Gaucín, donde Serrano Valdenebro había desplegado a sus efectivos. Pese a sufrir nutrido fuego desde ambas partes del camino, e incluso desde el propio castillo, la caballería francesa pasó los obstáculos acercándose a Jimena. Esta vez el fuego de las guerrillas de esta localidad y la partida de Casares que había acudido en su socorro, mandadas conjuntamente por Valdenebro, lograron derrotar con graves pérdidas a los franceses en Medina, haciéndolos retroceder hasta Gaucín.
Valdenebro decidió entonces partir hacia Casares con el fin de organizar debidamente una ofensiva que, con las fuerzas del brigadier González Peinado y el coronel Valdivia, debía llevar a la conquista de Ronda, que cayó en poder de los serranos el 12 de marzo.”
Por envidias y recelos de algunas autoridades, Serrano Valdenebro fue nombrado Comandante General del Departamento de Ferrol el 2 de julio de 1811, para alejarlo del territorio malagueño, pero a petición propia no ocupó el cargo. El 23 de julio de 1812 recibió el nombramiento de gobernador político-militar de Cartagena, cargo que ocupaba el 8 de marzo de 1814, cuando murió.

Solicitud a las autoridades de la colocación de una lápida en la casa donde Serrano Valdenebro tuvo su puesto de mando.

Dentro de las aportaciones que con sus propuestas realiza la Asociación Torrijos 1831 en la provincia de Málaga para la recuperación de los hechos y personajes que se destacaron en la Guerra de la Independencia, el colectivo pidió al alcalde de Gaucín la conveniencia de que, con motivo del Bicentenario, el Consistorio, como máxima representación del pueblo, colocara una lápida en el actual número 10 de la calle Llana, casa que fue el cuartel general de Serrano Valdenebro.
Gaucín le debe esa reseña a este ilustre español, que a pesar de su avanzada edad y múltiples secuelas de viejas heridas de guerra, se puso al frente de los serranos para oponerse a las fuerzas napoleónicas.
Tras el acto realizado en la plaza principal de Gaucín, el colectivo realizó un pequeño recuerdo junto la puerta de la casa que, como lugar de mando en 1810, ocupó Valdenebro.
Biografía de José Serrano Valdenebro anterior a la Guerra de la Independencia


Nacido en Cortes de la Frontera el 5 de noviembre e 1743, sus padres fueron José Serrano Arjona y Francisca Valdenebro Ruiz.
Atraído desde la niñez por la milicia, entró joven en la carrera de las armas, llevando a los 25 años las charreteras de capitán del Regimiento de Infantería Walona, y sirviendo en las guarniciones de Zaragoza, Barcelona, Cartagena y Cádiz.
El 8 de noviembre de 1774, cuando contaba 31 años de edad, solicitó en Ávila el permiso reglamentario para casarse con francisca Tobalina Vidal, hija del gobernador militar de Ibiza, casándose con ella en 1775. Éste será un hecho que va a incidir directamente en la vida militar de Serrano Valdenebro, que optando por estar próximo a la familia de su mujer y gracias a la gran influencia de su suegro en Ibiza, se trasladará al archipiélago balear para ingresar en la Armada, con el empleo de teniente de navío.
El 15 de marzo de 1777 fue nombrado segundo comandante del Real Arsenal de la Carraca, en la Isla de León (Cádiz), embarcándose pocos meses después en el navío “El Princesa”, nave en la que alcanzó el empleo de capitán de fragata, y con la que intervino en las operaciones del Canal de la Mancha, en el ataque a Brest y la batalla del Cabo de San Vicente, donde fue herido y hecho prisionero.
Fallecida su primera mujer, en 1783 y a la edad de 40 años contrajo segundas nupcias con María Crespo Quiles, de 25 años de edad, natural de Madrid, avecindada en Granada e hija del superintendente general de Rentas Reales de la ciudad de Trujillo. Precisamente, será con María Crespo con la que vivirá una etapa feliz de asentamiento en Gaucín, su lugar preferido para compatibilizar su vida familiar y militar. Tanto será así, que al morir María en el año 1801, Serrano se casará al año siguiente con Buenaventura Sánchez Hernández, vecina de Gaucín e hija del corregidor de la villa.
Para entonces, Serrano ya había prestado múltiples y efectivos servicios en la Armada: transporte del Regimiento Sevilla en el navío “San Eugenio” de 80 cañones; mando de la división compuesta por el “San Eugenio” y las fragatas “La Rosa” y “La Rosalía”; transporte del Regimiento Soria; bloqueo a la costa occidental de Marruecos; evacuación de las tropas de Orán; transbordo de las tropas de guarnición en Mazalquivir y las fortalezas de Orán; transporte del Regimiento Ultonia de Ceuta a Ferrol; transporte del Regimiento Córdoba.
En 1793, su navío “El Arrogante” sufrió graves desperfectos en su arboladura, pero Valdenebro, gracias a sus conocimientos, logró realizar eficazmente la travesía de El Ferrol a Cádiz.
Con la escuadra de Lángara participó en las costas francesas e italiana, manteniéndose posteriormente en la bahía de Rosas, durante el sitio que sufrió la plaza. Allí, a bordo de “El Arrogante” y en combate, perdió la mano izquierda, retirándose para reposo y cura a Gaucín. A partir de entonces, Serrano Valdenebro no volvió a gobernar navío alguno, pero desempeñó otros cometidos en la Real Armada, siendo nombrado brigadier el 26 de octubre de 1796, por el rey Carlos IV. Este nuevo empleo le llevó a ser destinado como responsable del control y seguridad de la llamada “Ruta de la Plata”.


Nota.- Fotos de la Asociación Torrijos 1831

Realizadas por: Pepe Cano Rosa

Texto.-

Esteban Alcántara

Jesús Rivera Ruiz.

Asociación Torrijos 1831

C/ Sierra de Abarcuzas s/n. Bda. de Torrealquería C.P. 29130 Alhaurín de la Torre (Málaga).

Teléfonos de contacto: 686715582 y 952234039

Web: www.torrijos1831.es