Las mociones de censura y rupturas de pactos marcan los dos primeros años de Legislatura en la provincia de Málaga.
Benalmadena Digital. 11 de mayo de 2009


Dada la tormenta política que se ha generado tras la presentación de la moción de censura en Benalmádena, ha llegado la hora de hacer uso de nuestra “memoria histórica” y recordar cómo han sido los dos primeros años de Legislatura.

 

 

Pensar que la moción de censura presentada en Benalmádena es un hecho aislado en la provincia de Málaga es caer en un ingenuo error o no hacer uso de la “memoria histórica”, puesto que desde el comienzo de la actual Legislatura han sido varias las mociones y rupturas de pactos que han acontecido en el panorama provincial. Hace poco más de un mes, este mecanismo de control político fue llevado a cabo en Alozaina y, anteriormente, sucedió en Vélez-Málaga, Gaucín, Ronda o Alcaucín. Detrás de todas estas mociones o rupturas de pactos se han posicionado las grandes formaciones políticas, siendo vencedores y vencidos PSOE, PP e IU. En definitiva, todos los partidos políticos han hecho uso durante estos dos años de esta legítima herramienta democrática, la moción de censura.


Francisco Ruiz, nuevo alcalde.

El primer movimiento político aconteció en el municipio de Gaucín, el 29 de agosto de 2008, cuando PSOE y PP rompieron su pacto de Gobierno. Una moción, aprobada en pleno el 11 de septiembre, dio la alcaldía al popular Francisco Ruiz apoyado por el PA. Los motivos, además de la ruptura del pacto, se centraron en la necesidad de desbloquear la administración local.

 

Y si PP y PA se unieron para arrebatarle la alcaldía de Gaucín al PSOE, dos meses después, el 25 de octubre de 2008, el PSOE se unió a IU y a GIPMTM (Grupo Independiente Pro Municipio de Torre del Mar) para derrocar al Gobierno del PP en el municipio de Vélez-Málaga. Sin previa crisis municipal y sin casos de corrupción o malversación. Simplemente escudándose en la promesa de conseguir inversiones de miles de millones de euros que, a día de hoy, los ciudadanos continúan esperando.

 

La última moción de censura tuvo lugar el pasado 6 de abril en Alozaina, llevada a cabo por el Partido Socialista contra el regidor de su propia formación, Francisco Guzmán. El nuevo alcalde, Antonio Pérez, recibió seis votos a favor, mientras que el propio Guzmán y los concejales de IU votaron en contra de la moción. La razón fue la pérdida de confianza política entre los integrantes del mismo partido. IU, por su parte, tildó a la moción de “impresentable, teniendo en cuenta que se hace entre miembros de un mismo partido”.

 

Francisco Guzmán no fue el único alcalde malagueño del PSOE que fue expulsado por su propio partido. También José Manuel Martín Alba, el primer edil en Alcaucín, fue expulsado de su formación tras estar imputado en la Operación “Arcos”. Esta formación anunció una moción de censura en caso de que éste no dimitiera de su cargo. Este mecanismo de control no fue necesario puesto que José Manuel Martín presentó su dimisión, tal y como estaba previsto. Lo que no pudieron predecir los socialistas de Alcaucín fue que una de sus concejalas apoyaría la candidatura del andalucista Guillermo Pérez en vez de la de María Antonia Guerrero.

 

En cuanto a la ruptura de pactos, la más representativa fue en el Ayuntamiento de Ronda, cuando su alcalde andalucista, Antonio María Marín, firmó un acuerdo para gobernar en coalición con el PSOE, once días después de expulsar del ejecutivo local a los cuatro concejales del PP.

 

Otra de las rupturas que podría ocasionarse en los próximos días sería la del pacto que mantienen PSOE e IU en el gobierno de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental. La pasada semana, el presidente Juan Sánchez (IU) dio de plazo hasta el 18 de mayo, día en el que se aprobará la moción de censura en Benalmádena, para que la Junta cumpliera con sus compromisos en el Plan Estratégico de la Costa del Sol. De no hacerlo, también rompería su pacto de gobierno.

 

El Próximo lunes , 18 de mayo, nueva moción. Ahora toca Benalmadena.

Javier Carnero, alcalde actual
Moya y sus apoyos