El nuevo reglamento autoriza el 'toro ensogao' sólo en pueblos con tradición
El País Viernes, 15-3-2002. Foto cartel de 1997.Ginés Donaire.

El nuevo Reglamento de Festejos Populares Taurinos en Andalucía, que el Gobierno andaluz va a aprobar próximamente para su entrada en vigor en 2003, combinará el respeto de las tradiciones con la severidad contra quienes maltraten a los animales. Entre sus prohibiciones destacan las de los toros de fuego y ensogao. Sin embargo, para éste último caso se establece una excepción para los municipios con una tradición centenaria.

De momento, la lista elaborada por la Junta beneficia a 10 pueblos: Arroyo del Ojanco y Beas de Segura (Jaén), Benamahoma, Grazalema, Villaluenga y Benaocaz (Cádiz), Carcabuey (Córdoba), Villalba del Alcor (Huelva), Gaucín (Málaga) y Ohanes (Almería). No obstante, el director general de Espectáculos Públicos, Juego y Actividades Recreativas de la Consejería de Gobernación, José Antonio Soriano, dijo que esta lista está abierta a otras localidades que acrediten la vinculación histórica de los festejos, aunque admitió que la idea es poner un número limitado 'para evitar la proliferación de estos festejos'.
El nuevo reglamento, tercero que aprobará en esta legislatura la Junta tras los que regulan las escuelas taurinas y las plazas de toros portátiles, establece otra serie de exigencias en materia de seguridad. Entre ellas destacan la no autorización de capeas a puerta cerrada o las tientas de reses en las ganaderías; que los promotores de los festejos dispongan de un seguro de responsabilidad civil; y que en cada espectáculo haya un presidente de festejo, un director de lidia y la figura de los colaboradores voluntarios, que ayudarán a identificar a las personas que pongan en peligro la seguridad de los festejos. Además, este tipo de fiestas taurinas, que deberán ser autorizadas por la Delegación del Gobierno andaluz, deberán contar con una ambulancia y una UVI móvil en el lugar de celebración.
Otra de las novedades es la prohibición de los festejos nocturnos, en horario comprendido entre las 23.00 y las 7.00, lo que pone en peligro las fiestas en algunos pueblos andaluces con acreditada tradición en este sentido, como es el caso de Iznatoraf (Jaén). El director general de Espectáculos Públicos, Juego y Actividades Recreativas indicó que este tipo de festejos 'llevan un riesgo añadido', aunque añadió que 'se valorará en su momento' la conveniencia de hacer una excepción con pueblos donde la suelta de vaquillas se celebra por la noche desde tiempos inmemoriales.

El nuevo reglamento establece un límite máximo de dos horas para este tipo de festejos, aunque cada res no podrá estar en la calle más de 20 minutos. La edad mínima para poder participar en los encierros es de 16 años, con la excepción de los alumnos de las escuelas taurinas.

La Junta ha elegido Jaén para presentar el nuevo reglamento porque en esta provincia se celebraron el año pasado 146 de los 314 festejos de este tipo, principalmente suelta de vaquillas y encierros populares.