El Ayuntamiento de Benaoján rinde homenaje a Jiménez Gómez, un guardia civil asesinado por ETA hace 30 años
DIARIO SUR; 13 DE DICIEMBRE DE 2008. LEER ORIGINAL >>

El Ayuntamiento de Benaoján ha ofrecido esta mañana un homenaje al brigada de la Guardia Civil Juan Jiménez Gómez, natural de esta localidad y asesinado en Guipúzcoa a manos de la banda terrorista ETA hace hoy 30 años.


Esta iniciativa se ha llevado a cabo a instancias de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y ha comenzado con una misa en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, a la que ha seguido el descubrimiento de una placa en el patio del cuartel de la Benemérita en Benaoján, unos actos en los que han estado presentes un hermano y un sobrino de Jiménez Gómez.


Juan Jiménez Gómez estaba casado y era padre de un hijo. Después de retirarse de la Guardia Civil ocupó el cargo de jefe de la Policía Municipal de Pasajes de San Juan (Guipúzcoa) y el 13 de diciembre de 1978 fue asesinado por ETA.


El secretario provincial de la AUGC, Antonio Gaspar, ha informado de que el 5 de diciembre de 1978 ETA asesinó al policía Angel Cruz Salcinas, "atribuyéndole la condición de 'conocido chivato de Pasajes', lo que llenó de rabia a Juan Jiménez, por la mezquina utilización que hizo la banda terrorista de la muerte de su subordinado".


Ante esta situación, Jiménez Gómez envió una carta a varios periódicos desmintiendo que el agente Cruz Salcinas fuera un chivato. Ocho días después, en la tarde del 13 de diciembre, los etarras José Miguel Arzurmendi e Ildefonso Salazar Uriarte entraron en las dependencias de la Policía Municipal de Pasajes de San Juan, en la plaza de Viteri.


Uno de los etarras le comentó al agente que en ese momento se encontraba de guardia que había perdido el carné de identidad. Cuando éste se dio la vuelta para buscar el formulario, lo encañonaron y obligaron a punta de pistola a conducirles al despacho de su jefe, Jiménez Gómez, al que dispararon y robaron su arma reglamentaria y la cartera.


El responsable de la AUGC reivindicó rescatar del olvido estas historias "para así honrar definitivamente la memoria de los agentes", para lo que necesitan, tal y como subrayó, "la complicidad de la Diputación y de los ayuntamientos donde nacieron". Por el momento, recordó que han conseguido instalar en Archidona un monolito en homenaje a los agentes Francisco Muriel y Francisco Montenegro y que el Ayuntamiento de Gaucín cuelgue una página web dedicada al guardia Andrés Silverio.


Como resaltó Gaspar, "es la historia de muchos agentes, caídos en servicio y asesinados por terroristas, y el objetivo es que se les recuerde, a ellos y a su trabajo, y sobre todo apoyar a las familias". En total, la Asociación Unificada de Guardias Civiles ha sacado del olvido el nombre de seis agentes malagueños que fueron asesinados por la banda terrorista o por el Grapo; aparte de Juan Jiménez, Francisco Muriel, Francisco Montenegro y Andrés Silverio, se encuentran Antonio López (Alcaucín) y Juan García León, de la capital, que tendrá una calle en Teatinos.