El fiscal del Supremo pide que se confirme la condena contra el ex alcalde de Gaucín.
El Tribunal revisa la sentencia contra Corbacho, que fue condenado el año pasado a 21 meses de suspensión de cargo y siete años de inhabilitación por la Audiencia Provincial. Se le imputaron los delitos de malversación de caudales público y prevaricación

 

Diario Sur; 12 de noviembre de 2008 >> LEER (Original)

 

El fiscal del Tribunal Supremo ha solicitado la confirmación de la condena de 21 meses de suspensión de cargo y siete años de inhabilitación impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga contra el ex alcalde del municipio de Gaucín, Francisco Corbacho. El alto tribunal revisó ayer la sentencia impuesta contra el ex edil del PA por un delito continuado de malversación de caudales públicos y por otro de prevaricación.

El representante del Ministerio Público respaldó la resolución del tribunal provincial, que condenó a Corbacho el pasado 5 de diciembre al considerar que dispuso para beneficio propio de dinero del Ayuntamiento (200.000 euros), que luego devolvió, y por desalojar un pleno municipal para no debatir este asunto. En el mismo juicio, le absolvió del delito continuado de impedimento del ejercicio de los derechos cívicos.

En contra, el abogado del ex alcalde denunció ayer que la sentencia debatida incurrió en un error valorativo de lo que, según dijo, se ha derivado una violación de los derechos de su cliente, al tiempo que defendió que no ha quedado suficientemente acreditado que los fondos públicos del Ayuntamiento fueran finalmente destinados al sector privado.

En relación a la condena por prevaricación, el abogado explicó que Corbacho permitió la celebración del pleno, pero que fueron los concejales quienes pretendieron saltarse el orden del día para presentar una moción de censura contra el alcalde, momento en el que el condenado decidió la suspensión. «Habría prevaricación si no se hubiese celebrado el pleno, pero éste se celebró», dijo el abogado defensor, quien solicitó al Tribunal Supremo revocar la sentencia.

 

Por su parte, la acusación particular pidió la impugnación de todos los argumentos de la defensa, apoyó la resolución condenatoria y recordó que Corbacho fue concejal del ayuntamiento durante 11 años y llevaba otros tres años como alcalde cuando se produjeron los hechos para defender que conocía el funcionamiento del Consistorio.

 

Asimismo, señaló como hasta en 11 ocasiones realizó malversación de fondos y que los cheques a través de los cuales obtenía el dinero público del ayuntamiento eran firmados por otros concejales que desconocían el destino del mismo y que firmaban porque aseguraban tener fe ciega en el alcalde. Rechazó la versión del alcalde, que dijo que guardaba el dinero en su casa para tenerlo a mano dado que el ayuntamiento pretendía comprar unos terrenos y cuando le fue requerido el dinero tuvo que recurrir a terceros. Este periódico intentó ayer sin éxito ponerse en contacto con Francisco Corbacho.