"CASCARABITOS. UN RELATO DE POSGUERRA EN LA ALPUJARRA”, de Teodoro R. Martín de Molina

El País Literario. 21 de febrero de 2007

 

Teodoro Martín de Molina

El Autor

Teodoro R. Martín de Molina, Gaucín (Málaga), 1951. Maestro desde casi toda la vida, lleva dedicado 37 años a la docencia. Hace, aproximadamente, cinco que compagina su actividad como Profesor de Inglés en el IES de Alfacar (Granada) con la de escritor y webmaster. Mantiene en internet dos webs, la suya personal “La Gaceta de Gaucín” y “Alcázar de Venus” relativa al pueblo de su mujer, de igual nombre, en la Alpujarra granadina, en las que “cuelga” gran parte de lo que produce.


En noviembre de 2005 publicó su primer libro: “El Caballero de la Triste Figura”, una versión en romance de la primera parte del Quijote, compuesta por más de 21.000 versos y fiel, a pie juntillas, en la forma y en el fondo a la obra cervantina, con las imposiciones propias del verso (más de cuatro años de trabajo). “Cascarabitos. Un relato de posguerra en la Alpujarra” es su segunda publicación (Granada, 2007), en ella recoge hechos reales en situaciones ficticias para dar cuerpo a una emotiva narración sobre el período comprendido entre la guerra civil y la emigración a tierras del norte. Tiene otros muchos trabajos inéditos como: “Treinta Años Después”, un ejemplar de más de 300 páginas basado en los recuerdos de infancia y juventud en su Gaucín natal, allá en la Serranía de Ronda; gran cantidad de relatos cortos, romances varios, cuentos populares romanceados y los dos primeras partes de una trilogía sobre la inocencia, pasión y tragedia en el mundo rural. Las dos primeras partes tienen título: “En voz baja” y “El cuaderno del Inglés” y la tercera está en gestación. Así mismo es autor de más de 100 artículos de opinión sobe temas de actualidad que publica periódicamente en su web personal.
Escribe por escribir, y prefiere
: “Vender un libro y que lo lean diez, antes que vender diez libros y que lo lea uno.”

 

La obra

Cascarabitos es un ameno y emotivo relato que refleja la vida del entorno alpujarreño en el período comprendido entre la guerra civil y el fenómeno de la emigración al norte.
Con él, los mayores podrán rememorar aspectos de la época que vivieron, los jóvenes hacerse una idea del modo de vivir de aquellos: mujeres y hombres que hoy dejan transcurrir sus vidas al son de la evocación.

Todos tendrán en mente a los que se quedaron en el camino porque, aunque el tiempo corre de modo vertiginoso, el recuerdo siempre permanece.
La acción se desarrolla en un imaginario Alzujara que pudo ser cualquier lugar en la Alpujarra granadina.
El autor partiendo de hechos reales, conocidos a través de la transmisión oral, recrea situaciones ficticias que dan cuerpo a esta crónica novelada de una época de la que por fortuna son muchos los que aún tienen presentes sus vivencias para que sirvan de recuerdo y enseñanza a los jóvenes. Con Cascarabitos pretende homenajear a toda una generación colmada de renuncias y sacrificios y que hizo posible vivir hoy sin aquellas estrecheces.

 

Fragmento del capítulo II

 

<<Al llegar a la Venta de las Pavas el viento soplaba fuertemente. Las acacias al borde de la carretera blandían sus ramas en lucha singular contra la fuerza del viento; estaban tan acostumbradas a él que eran pocas las ocasiones en las que salían derrotadas, si acaso se descargaban del follaje inerme que ya no absorbía la savia de la vida.
Vicente, con los ojos entreabiertos, se quedó paralizado al ver la diferencia de paisaje entre el de Alzujara y el que se contemplaba desde la venta. Allí siempre rodeado de cerros y lomas, aquí casi podía tocar el cielo. Solamente Sierra Lúcida con sus cumbres nevadas se quedaba en lo alto, a su derecha; pero al frente todo era cielo hasta que llegaba a juntarse a lo lejos con el mar que apenas si se divisaba entre las brumas de la costa.
Mientras el abuelo estuvo saludando a un grupo de militares que allí se encontraba e intercambiando algunas palabras con ellos, Vicente, instintivamente, emprendió la bajada hacia Belbájar.
>>