Aparece el cuerpo de un hombre por separado en un paraje de Gaucín.


Diario Sur. 5 de enero 2006


La Guardia Civil organizó ayer una batida después de que un cazador encontrase en el bosque un cráneo humano el pasado domingo.

 

Los restos óseos del cadáver se hallaron en un paréntesis de tres días. Primero apareció el cráneo y ayer, en una batida en la participaron una veintena de agentes, se encontró el resto del cuerpo. La Policía Judicial de la Guardia Civil ha abierto una investigación para identificar el cadáver y aclarar las circunstancias de la muerte.

 

Todo comenzó el día de Año Nuevo, cuando un cazado avisó al puesto de Ronda del hallazgo de lo que parecía ser un cráneo humano en la finca La Almunia (término municipal de Gaucín), un paraje cercano a la carretera A-369 y a un camino que conduce a una urbanización. Los investigadores de la Benemérita, acompañados por un forense, confirmaron las sospechas.

 

A lo largo de la semana, la Benemérita ha organizado varias batidas por el campo para buscar el cuerpo. En la última, que se hizo ayer, y en la que participaron una veintena de agentes, se halló el resto del esqueleto, del que había otras piezas óseas desprendidas, en medio de un matorral situado a unos 80 metros del punto donde apareció el cráneo, según ha podido saber este periódico de fuentes próximas a la investigación.

 

El cadáver, que estaba en avanzado estado de descomposición, estaba vestido con prendas de ropa veraniega, lo que hace pensar en que la muerte se habría producido el pasado estío, aunque otras fuentes apuntaron que podría datarse incluso en dos o tres años. En la inspección ocular se encontraron también bolsas de comida y restos de alimentos.

 

Los restos óseos, que pertenecerían a un varón de entre 30 y 40 años, aún no han sido identificados. En un primer momento se investigó la posibilidad de que correspondiese a una persona cuya desaparición había sido denunciada meses antes en el municipio de Benarrabá, pero poco después se comprobó que había regresado ya a su casa.

 

Desaparecidos

Los investigadores de la Guardia Civil continúan cotejando las características del cadáver en la base de datos 'Humanitas', alimentada en común por los Cuerpos de Seguridad, en la que figuran todas las personas que en la actualidad están en paradero desconocido.

Por ahora están abiertas todas las hipótesis sobre las causas del fallecimiento. Aunque sigue abierta la posibilidad de una muerte violenta, tampoco se descarta que el óbito se produjese de forma natural o accidental, ya que se ha podido confirmar que los animales han desplazado los restos óseos.