La cultura una constante en la historia de Gaucín.

Gaucin.tv;

 

De los primeros años del siglo XVIII data la crónica a que hace alusión a la protesta de los naturales de Gaucín contra la Casa de Medina Sidonia por la falta de presupuesto para soportar los gastos del maestro de gramática que el ducado tenía asignado a nuestro municipio, Plaza de Armas del Señorío en el territorio de Gaucín, Algatocín Banarrabá y Benamayá. De esto han pasado ya más de 300 años (Vease los escrito de Doña Luisa Isabel Alvarez de Toledo y Maura, XXI Duquesa de Medina Sidonia, en su web: www.fcmedinasidonia.com).

 

Vicens y Lorca

Hoy, ha caído en nuestras manos, gracias al trabajo encomiable realizado por Francis Prieto, "El Lince", un ejemplar de la revista EDUCACIÓN Y BIBLIOTECA, año 21, número 169, enero/febrero 2009, que en sus páginas centrales trae un monográfico sobre JUAN VICÉNS, Inspector de Bibliotecas públicas municipales durante la 2ª República, años 1933-1936. Este inspector, definido por Pepín Bello (2 de marzo de 1999) como el último testigo de la Residencia de Estudiantes a quién gustaba de caminar por los campos de España, << era una persona incapaz de mentir, era el hombre más veraz que he conocido en mi vida>>.Pues bien siguiendo el hilo de lo comentado por Pepín Bello, este hombre que se hizo inspector de bibliotecas municipales en los años treinta, contaba con dos característica fundamentales para el ejercicio de su función: le gustaba viajar y era hombre sincero aspectos que necesitaba un servidor del Estado para poner en marcha la ingente tarea de instalar las Bibliotecas en los pueblos de España dada la pobreza y las comunicaciones de nuestro país en los años treinta.

 

En su afán por ordenar, crear, mejorar y fomentar las bibliotecas municipales de nuestro país estuvo viajando por distintos lugares de España para ejercer su trabajo y colaborar con las autoridades locales y nacionales en el entramado cultural que se fomentaba desde Madrid. Uno de sus primeros viajes fue el denominado VIAJE DE INSPECCIÓN A TOLEDO-CIUDAD REAL-ANDALUCIA (enero de 1934), donde recaló en Gaucín y nos dejó escrito un informe sobre la biblioteca que el Ayuntamiento había solicitado acogiendose al Decreto de 13 de Junio de 1932 del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes/ Junta de Intercambio y Adquisición de libros para Bibliotecas públicas/ Paseo de Recoletos, 20, planta Baja/Madrid: Art. 1º.- Cualquier municipio español, en cuyo término no exista Biblioteca Pública del Estado, puede solicitar de la Junta de Intercambio y Adquisición de Libros para Bibliotecas públicas la creación de una Biblioteca Municipal.

Este Decreto dispone de 10 artículos y está firmado por Niceto Alcalá-Zamora y Torres y por el Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Fernando de los Ríos Urruti.

 

 

Juan Vicens, 2º/derecha, junto a Buñuel. Dalí el 1º/Izq.

Pero, ¿Quien era Juan Vicens?

Juan Vicens, nació en Zaragoza (1895), huérfano de padre a los cinco años, heredero de un gran capital. Estudió en Zaragoza, Ginebra y Madrid (Residencia de Estudiantes), donde conoce a García Lorca, Buñuel, Dalí, Emilio Prados, Jose Ignacio Mantecón Sánchez Ventura, Pepín Bello, Moreno Villa, etc. Viaja a París con Buñuel y pronto regresa para casarse con María Luisa González con la que tiene dos hijos , Juan y Manuel.

 

 

Nuevamente en París, se situa junto a la Sorbona donde instala un negocio de libros, la "Librairie Espagnole". En esta época es testigo de primera fila del movimiento surrealista y de las primeras películas realizadas por Buñuel y Dalí.

 

 

 

 

Vicens 1º/Izq, junto a F. García Lorca

Regresa a Madrid y en abril de 1933 oposita al Cuerpo de Bibliotecarios. Desde ese momento y hasta final de 1937 en que es designado delegado de propaganda del Gobierno de la República en la Embajada de España en Francia, va a dedicar sus energías en en la función de organizar las Bibliotecas Populares del Estado Republicano. En 1940 llega a Méjico donde trajaba en las Bibliotecas Populares del distrito Federal. Organiza la revista comunista de cultura Nuestro Tiempo donde es observado por las autoridades mejicanas y señalado como espía soviético. Por esta razón en 1954 viaja a Moscú y se une a su mujer y sus dos hijos. En 1956 se marcha junto a su mujer e hijos, y otros camaradas españoles hacia la República Popular China al objeto de colaborar en el montaje y funcionamiento de las emisoras de Radio Pekín para España y América Latina. Muere en Pekín en 1959.

 

JUAN VICENS Y GAUCIN.-

 

En enero de 1934 visita Gaucín y elabora un informe sobre las consideraciones que al respecto de la Biblioteca son necesarias conocer. Vicens dice:

 

<< Gaucín tiene estación en la linea Madrid Algeciras, pero desde la estación se va al pueblo en un auto bastante deficiente por una carretera de 6 u 8 kilometros en cornisa por la sierra y desde la que se ve Gibraltar, el mar y África. El pueblo está colgado en un balcón de la montaña y es muy hermoso.

 

Nota facilitada por Francis Prieto, bibliotecario de la BPM
<<Una letrilla del carnaval de 1936, hacía referencia al maestro Prudencio Sanchez Collantes que, después de alma de la biblioteca, fue alcalde de Gaucín. La Copla la recuerda una mujer de 86 años, María Marquez Corbacho, y dice así: "los obreros tos paraos/ los empleados por cobrar,/ hasta que vino de alcalde/ el maestro nacional/. //La vara de la alcaldía/ la tiene quien la merece,/ la tiene Sanchez Collantes/ que en sus manos resplandece">>.

Sobre esta biblioteca tengo que dar bastantates noticias en impresiones. El alma de la biblioteca es un maestro (don Prudencio Collantes) sobre el que nunca consignaré bastantes elogios. Es un hombre joven y lleno de fervor por la cultura del pueblo por la que no le duele ningún sacrificio ni el desplegar una continua actividad en todos los terrenos y órdenes. Por iniciativa suya se solicitó la biblioteca y un grupo escolar. Cuando eso ocurría había un ayuntamiento que no era muy propicio, pero que un poco por presión popular se vió obligado a acordar ambas cosas. Pero la petición del grupo escolar fue saboteada de tal modo que llegó a iinscribirse en el registro de documentos de salida pero esta fue escondida sin que saliese fisicamente la petición. Más tarde el maestro, al formarse expedientes por otros asuntos al ayuntamiento, fue nombrado presidente de la Comisión Gestora: y se encontró escondidos esos documentos.

 

Actualmente el ayuntamiento contrario al grupo escolar ha vuelto al poder, e inmediatamente ha comenzado una guerra sorda contra la biblioteca. Han inventado que el que ahora es bibliotecario, turne cada seis meses con otros empleados del ayuntamiento, cosa que será por demás nociba para la biblioteca, pero parece que han dicho además al bibliotecario que no se moleste demasiado por la biblioteca y éste, que antes acudía puntualmente, ahora muchisimas veces no va y la gente se tiene que volver a casa sin poder leer.

 

El día que yo estuve, noté en el ayuntamiento una acogida bastante fría; para la reunión pública hubo sus dificultades porque no había modo de obtener las llaves de la biblioteca y del salón de sesiones.

 

Lo triste del caso es que el público había respondido muy bien y hay un enorme deseo de leer, pero es claro que si continúan encontrando la biblioteca cerrada de cuando en cuando, los ahuyentaran.

 

Al fondo de la Junta han añadido donativos y una buena colección, comprendiendo el Espasa, de tal modo que tiene hoy unos 2.000 volumenes (Manuales Gallach, Catecismo del Agricultor, El Hombre y la Tierra, Las Maravillas del Mundo, Libros de Naturaleza, etcétera) Esas adquisiciones lo fueron recientemente al sargento Basallo y es uno de los casos en que este dijo que la JUnta de Intercambio había fracasado, como cuento en las observaciones generales.

 

Por causa de lo poco asequible que estaba el ayuntamiento, la certificación de presencia está firmada por el presidente de la Junta y no por el alcalde y secretario; estos la hubieran firmado, pero hubiera habido que andarles cazando, etcétera.

 

A la reunión pública, citada con un par de horas de anticipación y solo por rumor público, acudió mucha gente. Acudió también , a pesar de la hora y su edad, una anciana maestra sumamente simpática y entusiasta; lo hizo `por causa de su amor a la biblioteca. Lleva una gran cantidad de años en Gaucín donde hasta hace poco fue siempre la única maestra. A pesar del ayuntamiento, creo que la biblioteca marchará por el entusiasmo que manifiesta la Junta

y en especial el maestro presidente. Estaba incluso pensando en instalarla fuera del edificio del Ayuntamiento y resolver ellos el nombrar otro bibliotecario>>.