La carretera Gaucín-Manilva (1973) I

Teodoro de Molina de Molina.

Sevilla, abril 2004

 

 

Con el año 1970 se iniciaba la década de la restauración democrática. El país gobernado por el Dictador se movía en un ambiente entre la depresión psicológica y la esperanza fundada en la apertura política. Se desarrollaba el primer juicio contra E.T.A., el Proceso de Burgos (consejo de guerra que juzgó en 1970 a dieciséis personas - dos de ellas sacerdotes-, acusadas, entre otros delitos de pertenecer a la Organización Armada.). Los desórdenes estudiantiles en las Universidades de Barcelona y Madrid por la muerte de un compañero -Enrique Ruano- cuando se hallaba detenido por la policía, habían provocado tanto al Régimen que declaró el Estado de Excepción en todo el territorio nacional. La tensión social y laboral iba en aumento con conflictos laborales en Asturias, en banca, la construcción, en las Universidades o el Metro. Los huelguistas paraban las ciudades en el País Vasco, Madrid, Barcelona, Asturias, Sevilla o Granada. En esta última ciudad tres trabajadores de la construcción perderían la vida al disolver la policía una manifestación. En el "Verticato", el pujante desarrollo de las Comisiones Obreras lideraban la realidad sindical de España desde la propia estructura sindical del régimen. Resurgía el movimiento renovado de las Juntas Liberalistas de Andalucía, con los sevillanos Alvarez-Osorio y Emilio Lemos, y el gaucineño Salvador Martín Martín, etc. etc.

 

Gaucín no era ajeno a esa movida, pero las expectativas de cambio político no se notaban. Ese ambiente apenas se percibía. Nuestro pueblo se movía en otros parámetros. Se vivía con la preocupación que generaba la depresión económica y la falta de futuro. La emigración había alcanzado su máximo exponente, pero no había acabado. Aún, parte del pueblo seguía emigrando. Esta vez a lugares más cercanos, a la Costa del Sol y a Algeciras.

Eran malos tiempos para las economías familiares, e igualmente restrictivos para la Hacienda Municipal. El presupuesto del Ayuntamiento apenas llegaba para pagar al funcionariado, y las ayudas de las Instituciones, provincial o estatal, cuando llegaban, eran para atender algunos casos de paro estructural endémico, sin mas proyecto que el de cubrir las necesidades básicas de personas que no tenían donde trabajar.

 

Con este panorama empezó a gobernar en Gaucín, 1970, el Consistorio del que fue su alcalde D. Prudencio de Molina Serrano.
Un Ayuntamiento formado por los ediles que detallo:
Alcalde:

D. Prudencio de Molina Serrano
Concejales:

D. Antonio Hidalgo Godino

D. Antonio Márquez Corbacho
D. Fernando Mendoza Valdivia
D. Ildefonso Nieto Gonzalez
D. Salvador Benítez Sanjuan

D. Jose Moya Martín

D. José Medina Mejías .
Interventor:

D. Damián Cosme Jiménez González.

Secretario:

D. Manuel Larqué Domínguez.

 

En 1974, el equipo de gobierno municipal sufrío algún retoque, cesando como concejales del consistorio anterior los siguientes señores: Mendoza Valdivia, Jiménez González, Moya Martín y Benítez Sanjuan.

En sustitución de los cesados entraron: D. Teodoro de Molina Furest, D. Juan Corbacho Moncada, D. Salvador Moncada Barranco, D. Antonio Gomez Vazquez, D. Francisco Gomez Román y D. Francisco Ramos Rendón.

 

Los proyectos que había sobre la mesa, a la llegada del nuevo equipo de gobierno, no dejaban de ser inversiones para instalaciones y servicios que mejorarían la atención pública de la población. Así, figuraba entre las aspiraciones del municipio la construcción de una piscina, -ubicada sus primeras obras en lo que hoy es un centro de distribución de carburantes-; las escuelas del Portichuelo, que daba sus frutos con las aulas llenas y cuatro maestros a pleno rendimiento; un campo de fútbol inacabado; y mejoras en la red de saneamiento y acometida de aguas.


Desconozco con exactitud quién fue la persona que hizo la propuesta de planificación e inversiones del Nuevo Consistorio, pero el artífice de la misma fue su alcalde, que logró replantear los proyectos heredados y fijarse más en inversiones que, aunque poco políticas ya que sus resultados se verían a largo plazo, dieran fruto cierto.


De esta manera se puso en valor el patrimonio de Gaucín. Mirando siempre hacia el sector turismo que usado convenientemente como locomotora diera un impulso a los vagones de enganche de la economía local -la construcción y los servicios-. Tres sectores donde Gaucín aportaba lo mejor que tenía: el paisaje, su cultura, la naturaleza y una mano de obra cualificada y formada años atrás en las costas del sur.

De los proyectos puesto en marcha, todos ellos con un marcado carácter de futuro, destaco los tres que, a mi criterio más han influido en el cambio estructural de la económica de Gaucín:

---- El cambio de ubicación de la piscina para construir en ese lugar una gasolinera.


---- La construcción de la Casa Cuartel de la Guardia Civil.

 

---- La Construcción de la Carretera Gaucín-Manilva.

 

Desconozco si existían otros proyectos pero estos tres justificaban, en 1970, un planteamiento serio para el porvenir de los gaucineño.

 

A priori, la gasolinera, por si sola, no tenía mayor trascendencia que la de suministrar combustible sin necesidad de viajar a Jimena o Ronda. Sin embargo, la parada habitual de conductores, ha hecho que el tiempo transforme la zona adquiriendo, ésta, el denominador común de lugar de encuentro para ir al trabajo, realizar o cerrar tratos y, también, para conversar en tertulias al lado de un café o copa con generosa tapa. Esto ha generado en el entorno de la gasolinera un núcleo urbano y de servicios de gran importancia en la economía local.

 

La Casa Cuartel ha supuesto otro gran logro para el municipio. La Benemérita siempre ha sido un símbolo de confianza, de tranquilidad y de orden. Con los guardias civiles en Gaucín, el pueblo ha ganado de cara a los posibles inversores. Pero además fue una decisión tomada a tiempo y oportunamente. Como se vio posteriormente, los criterios de localización de inversiones para infraestructura de servicios públicos cambiaron. Desestimándose aquellos de la ubicación más barata porque el Ayuntamiento cedía el suelo a cambio de nada, por otros de razonamiento político, como el "punto geográfico equidistante de…" para acercar los servicios al ciudadano ( véase el Centro de Salud y el Instituto de Enseñanzas Medias).

 

Pero sin duda alguna, el proyecto de mayor enjundia para los intereses de Gaucín, fue la decisión tomada de abrir una vía de comunicación entre la villa y la Costa. La importancia de esta decisión ha incidido directamente en la economía de Gaucín y, no solo de Gaucín, sino del resto de municipios situados al sur de Ronda.

 

No ha sido el azar el factor que ha influido decididamente en el hecho de que Gaucín presente, hoy -2004- unas estadísticas socioeconómicas tan destacadas. Estadísticas que compiten con los municipios más pujantes de Andalucía (Ver cuadro comparativa en Presentación: "Datos Socioeconómicos").
No ha sido el azar el factor que ha hecho posible que una "suerte" de tierra de poco más de una Ha. se haya vendido a precios tan desorbitados.
Tampoco ha sido el azar el factor que ha hecho posible el asentamiento en Gaucín de un centenar de ciudadanos europeos, o de otros confines del mundo.
Ni es el azar quién ha hecho posible que los vecinos de Gaucín disfruten de una renta per cápita que supera los 12 mil euros anuales.


En definitiva, estoy convencido que, esta mejora en las condiciones de vida de nuestro pueblo, se ha producido, en gran medida, por la ventajosa localización de nuestra tierra con respecto a los núcleos costeros y el posicionamiento cercano que se consiguió con la apertura de la carretera a Manilva.


Por estas razones; porque uno de los objetivos pretendidos con esta página es recoger las historias de nuestra tierra, incluidas las de nuestros munícipes del ultimo siglo; por ser justo reconocimiento ciudadano hacia las personas que hicieron bien su tarea; por todo ello, he querido recordar al consistorio presidido por D. Prudencio de Molina Serrano. A él y al resto de concejales del Ayuntamiento de 1970-79, quiero reconocerles sus meritos con la publicación de esta pequeña crónica sobre la construcción de la Carretera Gaucín-Manilva.

 

Teodoro de Molina

Primera Parte de una crónica

Fotos.-

1 y 2.-El Castillodesde el Sur ; Gaucín con el Cerro Herrera en primer plano. "Gaucín.tv"

3,4 y 5.- Prudencio de Molina; La Corporación en el río Genal; el presidente del IRIDA -Ballarín Marcial- con el alcalde, en visita al Genal para fijar el trazado. Facilitadas por Marisol Romero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto de Gaucín desde "Los Reales". Gaucíntv