El castillo de Gaucín en las obras de Pérez Villamil y David Roberts

Teodoro de Molina de Molina

Gaucín.tv











Pérez Villamil
David Roberts


Como podemos observar los dibujos son casi idénticos. Villamil añade un primer plano,
parte izquierda y parte baja de su obra, que no aparece en el trabajo de David Roberts. Esta es la gran diferencia, además de la técnica utilizada y materiales empleados, entre ambas pinturas. Como veremos más tarde, el resto, con matices y pequeños cambios, soporta la misma estructura y composición: grupo de personajes y elementos vegetales en primer plano; sierras de Casares y camino de Gibraltar con figurillas, por la izquierda; torre albarrana en un monte de menor altura en el centro; fondo con el Peñón de Gibraltar, el Estrecho y las montañas africanas, como gran protagonistas; y en la derecha el castillo como objeto principal en los dos trabajos.
Según las crónicas, ambos artistas viajaron juntos, y algunas pinturas lo demuestran, caso palpable es la de Gaucín que analizamos. Pero también lo vemos en el Castillo de Alcalá. Si bien, en este último cuadro, cada pintor dibuja diferentes partes del objeto. Mientras Roberts pinta la cara sureste del castillo, Villamil pinta la cara suroeste del mismo.


En nuestro caso:

?Podríamos afirmar que lo pintaron juntos? ?Podríamos pensar que uno de ellos influyó en el otro? Parece que no sería descabellado responder afirmativamente a ambas cuestiones.

Lo cierto es que Roberts lo dio a conocer primero (1833). Pero, no es menos cierto que la obra de Villamil, dada sus dimensiones (148 x 224 cm.), requiere de mayor dedicación y de un mayor tiempo de trabajo en el estudio.

Igualmente es cierto que Roberts tiene acreditado un mayor trabajo de la comarca, especialmente en lo referente a bocetos y cuadros de la zona del Estrecho de Gibraltar, que ambos utilizaron sobre el fondo de sus obras “Castillo de Gaucín”. Por tanto, los datos nos dan una pista clara sobre a que pintor deberíamos atribuir el dibujo original.

Pero lo que nos importa no es quién fue el primero. Lo realmente importante es que dos artistas perteneciente al romanticismo se fijan en Gaucín e inmortalizan este paisaje para sus contemporáneos y la posteridad. Hoy, ambos cuadros están expuestos en sendas pinacotecas – Edimburgo y Museo del Prado- para deleite de los amantes de la cultura. La consecuencia de esta creación artística ha significado la promoción de nuestro pueblo en ambientes tan distintos como Madrid, Londres, Edimburgo, Glasgow, etc.


Ante la contemplación de los cuadros expuesto cabe hacerse, especialmente por los naturales de Gaucín, algunas preguntas:
?Por qué dos pintores de la época recalan en Gaucín y pintan su paisaje más emblemático?
?Por qué en ambos cuadros el castillo no se ajusta a la realidad?
?Cuál es el punto de mira concreto que encuadra el Peñón justo en el centro, entre el Castillo y la Sierra de Casares?
?Cómo es posible que se tenga un conocimiento tan perfecto de los accidentes geográficos situados en el fondo, cuando estos no son visibles, en detalles, desde el punto de mira?.

  • La primera cuestión se resuelve por el interés que Gaucín ofrece para los intelectuales de finales del siglo XVIII y principios del XIX (1), así como el encuentro con una realidad paisajística que embruja a estos dos personajes.
  • Los pintores románticos tenían tendencia a alargar las figuras y a desvirtuarlas en beneficio del resultado final del cuadro.
  • Creemos que este punto no existe y que se trata de una composición libre e imaginaria sobre elementos reales. Tal vez el único punto que, de existir, pudiera corresponder con el estudiado, se sitúe en algún lugar entre La Lobería y La Corchuela.
  • Los detalles que se dan sobre el Peñón, la Bahía, las montañas de Marruecos, etc., son tan perfectos que no es posible recogerlos desde una distancia entre 50 y 80 km.
  • Por esta razón, tratándose de viajeros como ellos, apostamos que, previamente, habían estudiado las características del Estrecho.
  • Estos argumentos nos alientan a manifestar, puesto que está acreditado por sus trabajos -Roberts tiene un buen número de pinturas y estudios sobre Gibraltar y las costas africanas- que fue el pintor escocés el que influyó decididamente en el dibujo que Pérez Villamil se llevó al estudio de Madrid para realizar, en años posteriores, esta magnífica pintura sobre el paisaje más emblemático de nuestro pueblo, “El Castillo de Gaucín”.