Genaro Pérez Villamil

Teodoro de Molina

Gaucín.tv


Genaro Pérez Villamil, ferrolano de nacimiento (1807), pintor encuadrado en el romanticismo español, es uno de los mayores exponentes de su género. Destacó sobre todo por el tratamiento que da a sus paisajes.
Se inició en la pintura trabajando como dibujante topógrafo en el taller que dirigía su padre en la Escuela Militar de Santiago de Compostela. Pronto se trasladó a Madrid para perfeccionar su aprendizaje. Esta circunstancia, junto a la cultura militar de su familia le hizo ingresar en el ejercito, donde fue herido (1823) en Cádiz, combatiendo a las tropas francesas mandadas por el Duque de Angulema que defendía la instauración del Borbón Fernando VII.

Por esta razón fue exiliado a Puerto Rico donde estuvo un periodo de casi tres años, tiempo que aprovechó para pintar los techos del Teatro de la ciudad. De regreso a España conoce al romántico escocés David Roberts con quien viaja por España buscando paisajes y escenas pintorescas para completar su obra “España artística y monumental”, escrito y comentados los dibujos y pinturas por Patricio de Escosura.

Click para amnpliar En 1835, después de viajar por Francia y Bélgica, es nombrado catedrático de paisaje de la Escuela de San Fernando de Madrid, de la que fue director en 1845. Amigo de Isabel II desarrolló su trabajo como pintor de cámara de la casa real. Murió en Madrid a la temprana edad de 47 años (1854).

Entre las muchas obras que realizó destaca la denominada “Castillo de Gaucín”, obra pintada en 1849, cuando el autor estaba en su máximo desarrollo pictórico en Madrid, -recordemos que, en ese momento, era Director de la Escuela San Fernando y Pintor de Cámara de Isabel II-.

Para su análisis tendremos en cuenta: que su viaje por Andalucía lo hizo junto a Roberts, entre 1833-1835; que la configuración del dibujo es casi idéntico al realizado por el pintor escocés; que en ambos cuadros existen como elementos destacables un grupo de personajes, el castillo, y el Peñón de Gibraltar con el Estrecho y las montañas africanas; que Roberts pintó el suyo, o lo dio a conocer, en 1833. Esto nos ha motivado a seccionar el cuadro en las partes más características que esta pintura contiene para mejor conocimiento de la misma.

Igualmente hemos rescatado la figura del pintor en el cuadro que, creemos, coincide con el autorretrato del mismo.

De Pérez Villamil se ha dicho (1):

"Sus paisajes se caracterizarán por una neblina dorada que otorga un aspecto romántico a la composición, el recurso de una amplia perspectiva, como se aprecia en el Castillo de Gaucín ubicado en el Museo de Prado".