ANTONIO MORENO NÚÑEZ. Un atentado de E.T.A. (1980) acabó con la vida de este joven gaucinense.

Gaucin.tv; 2 de diciembre de 2007

Teodoro de Molina

 

 

Antonio Moreno Núñez , nacido en Cortes de la Frontera, criado en Gaucín y vecino de esta noble villa. Corría el verano de 1977 cuando Antonio preparaba sus oposiciones para ingresar en la Academia de la Policía Armada (hoy Policía Nacional).

 

Su entrada en el cuerpo de la policía, coincidió con los prolegómenos de los famosos Pactos de la Moncloa. Con ello, el Gobierno de Adolfo Suárez trataba de dar salida a la crisis producida por la subida del petróleo allá por 1973.

 

Desde esa fecha la economía española se hundía día tras día. La inflación se acercaba al 45% anual, los españoles perdían su empleo de forma galopante, las empresas cerraban o despedían a sus trabajadores para que estos engrosaran las interminables listas de paro. Por otra parte, la sociedad española, en plena ebullición política por la llegada de la democracia y la elaboración de los principios constitucionales, aprobados un año más tarde, necesitaba de consensos políticos para hacer que se moviera el engranaje de una Nueva España. Con estos objetivos se reunieron en La Moncloa Adolfo Suárez González (Presidente del Gobierno (UCD)), Felipe González Márquez (PSOE), Joan Reventós Carner (PSC), Joseph María Triginer Fernández (PSC) , Manuel Fraga Iribarne (AP), Enrique Tierno Galván (PSP), Juan Ajuriaguerra Ochandiano (PNV), Miguel Roca i Junyen (CIU), Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo (UCD) y Santiago Carrillo Solares (PC).


Los Pactos de la Moncloa consistieron en el acuerdo y firma de dos documentos. Uno de contenido económico, firmado por todos los representantes de los partidos políticos junto al Gobierno, y otro de contenido político que fue firmado por todos con la excepción de D. Manuel Fraga Iribarne. Ese día 27 de noviembre de 1977 se firmó un gran Pacto para curar a un enfermo muy grave.

 

Esta era la España que le tocó vivir a nuestro paisano cuando optó por elegir el cuerpo nacional de policía para desarrollar su vocación y su vida profesional.. después de dieciséis meses en la Policía Armada eligió voluntariamente ir destinado a Bilbao, donde vivían sus padres, emigrantes como otros muchos en busca de un trabajo que les facilitara la mejora en su vida y la de los suyos. Antonio conoció a una cordobesa con la que se puso novio con la clara intención de formar una familia.

Tenía 27 años, cuando desempeñaba su actividad en el Cuartel de Santurce. Eran las 20,30 horas del día 9 de mayo de 1980. Antonio recoge sus cosas y se dirige al aparcamiento situado en el acuartelamiento. Toma su coche, <<SEAT 124>> con matricula <<MA-4473-L>>, y se dirige hacia la puerta con destino a su casa o en busca de su novia para tomar una cerveza como otros tantos días. En la calle Cervantes, tres individuos encapuchados le cierran el paso, taponando la calle con un <<SEAT 131>> matrícula <<BI-8527-J>> de color blanco, con metralletas, según manifiestan las personas presentes, disparan a bocajarro, con fuego cruzado desde el vehículo robado previamente. Los autores del atentado se dieron a la fuga de forma inmediata, tras haber asestado hasta cinco disparos de bala, 9 milímetros "parabellum", una de ellas le entró por la cabeza causándole la muerte de forma instantánea.

 

El cadáver de nuestro paisano quedó en el interior del "124" hasta una hora después, en que llegó una ambulancia que lo trasladó al Hospital Civil de Basurto. Más tarde el féretro fue trasladado al Acuartelamiento de la Policía Nacional en Basauri, donde se instaló la capilla ardiente. En este lugar la familia recibió el pésame del General Sáez de Santamaría, del gobernador civil de Vizcaya, de numerosos jefes, oficiales y números de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

 

Funeral por el eterno descanso de Antonio Moreno Núñez. El pueblo entero acompañó el traslado de los restos.-


A Gaucín volvió un nuevo día (12 de mayo de 1980) de luto y dolor. Hacía poco más de un año que los vecinos de nuestro pueblo vivieron el dolor de enterrar a Andres Silverio Moya, Guardia Civil caído frente a las garras del terrorismo vasco. Todo el pueblo se encontró en la calle Quipo de Llano, 33, la casa de sus padres, donde se instaló la capilla ardiente con los restos mortales de Antonio Moreno Núñez, policía nacional que dio su vida en acto de servicio por el orden y la paz. Al sepelio acudieron autoridades civiles, José Estévez Méndez, gobernador civil de Málaga, Luís Serrano Román, alcalde de Gaucín, Fernando Arjona Carmona, alcalde de Cortes de la Frontera, y militares, Juan Zamora Baños, teniente coronel jefe de la Policía Nacional de Granada; Miguel Ángel Quesada Gómez , Jefe de la Policía de Málaga; Antonio Montero Martín, teniente coronel del Ejercito de Tierra, y numerosos oficiales del Ejercito, Policía y Guardia Civil.

 

La misa de córpore insepulto corrió a cargo del sacerdote gaucinense Jacobo del Real, capellán de la Policía Nacional, quién en la homilía manifestó la "condena y repulsa del terrorismo, ya que hay quién mata por el solo hecho de matar. Antonio cayó victima del terrorismo como un héroe, cuando marchaba a cumplir el sagrado deber del servicio que tenía asignado por sus jefes, en defensa del orden y la paz."


Foto.- Facilitada por la familia.