Gaucin
Historia
 
Casa Medina Sidonia
Guzman el Bueno
Pergamino inédito
Alcalde de Gaucín
La adminstración en Gaucín S.XVI
El Fisco S.XVI
Puerta sacrístia
Gaucín en 1840
Gaucín en 1910
Alcaldes de Gaucín
 
Gaucín en la primera década del Siglo XX (1)

Al Sudoeste de España, en los confines de la actual provincia de Málaga, y en la parte meridional de la célebre Serranía de Ronda, a su descenso, se alza, cual hercúlea matrona, la privilegiada y antiquísima villa de Gaucín. Asentada en un plano inclinado, de bastante elevación, y en forma de anfiteatro, se halla rodeada de una cordillera de montañas y promontorios, que le sirven como pedestal y defensa; desde donde se descubre un hermosos y dilatado horizonte de un radio de 20 leguas, en donde se extiende majestuosa la bella Andalucía; viéndose el Mediterráneo, algo del Océano y gran trecho de la costa africana.

Por su excelente posición topográfica y estratégica, ha merecido de escritores e historiadores ser llamada balcón de Andalucía, el punto de vista más delicioso de Europa, y atalaya y llave de la Serranía de Ronda. Que Gaucín ha representado un papel importante en la historia patria, se prueba, además, por las muchas ruinas de población que aún se ven en el término, los vestigios de un templo dedicado a Mercurio, cuya imagen en mármol se halló adherida a un pedazo de muro del edificio, edificaciones subterráneas, fuertes, murallas, acueductos, sepulturas, hallazgo de una estatua en mármol, que representa un guerrero de los primeros tiempos, de propiedad particular, minas que en la antigüedad fueron explotadas, monedas, objetos de labor y guerra de todas las edades; y para mayor abundamiento , únase a esto un saludable y templado clima, un fértil suelo, abundantes manantiales de aguas dulces y minerales, la hermosa ribera de huertas que hay en sus ríos Genal y Guadiaro , al estar la villa situada en el camino Real de Gibraltar a Ronda, su proximidad a la costa y hallarse a corta distancia de la sierra del Hacho y haber servido esta en la antigüedad de fuerte inexpugnable, a la par que de faro, del que se servían los moradores del pueblo para transmitir las noticias de África a España y viceversa; y se verá claramente que Gaucín siempre existió, y que en él han debido desarrollarse escenas que, de no hallarse ignoradas, pudieran, quizá, formar parte de la Historia de nuestra Nación.

Fue conocida esta villa en la antigüedad con el nombre de Barbariaza o Barbetiana (Ignun-Barbetiun), señalada por Festo Averio al Este de Calpe (Gibraltar); perteneció a la región Bástulo-Fenicia, provincia Bética, convento jurídico Artigitano o de Ecija (Plínio y otros geógrafos antiguos). Efecto de la multitud de invasiones que sufrió, fue destruida y reedificada algunas veces, cambiando de nombre y posición, motivo por el cual, en la época visigoda, se la conoce con el nombre de Belda, y durante la dominación musulmana, con los de Segre-Gauzan, Garb-Caucín y Gaudín; Gau que significa pueblo, y dín, dinero, y formó el distrito de su nombre compuesto de 17 villas y aldeas.
Al quererla tomar de los moros el héroe de Tarifa D. Alonso Pérez de Guzmán, el Bueno, perdió la vida (viernes 19 de Septiembre de 1309).

Fue ganada de los moros el 27 de Mayo de 1485, y los Reyes Católicos le concedieron los fueros y privilegios de la ciudad de Ronda. Diéronle carta de puebla en la que le declaraban Villa, y, por último, en cédula despachada por su alteza, se tituló éste Señor de Ronda y su Serranía.
De Villa de Realengo, pasó a ser de Señorío por merced que el Rey hizo de ella al tercer Duque de Medina Sidonia D. Juan Alonso IV de Guzmán el Bueno, para recompensar, en parte, los servicios que la Casa prestó a la Nación en la Reconquista, conservando sus sucesores el Señorío hasta la extinción de éstos, a virtud de Decreto de 6 de Agosto de 1811, que disponía fuesen todos aquellos incorporados a la Corona.
En la jurisdicción de Gaucín, se hallaban comprendidos los pueblos de Algatocín, Benarraba y despoblados de Benamaya y Benahamís.
Las Ordenanzas municipales la dio a Gaucín su sexto Señor, D. Alonso IV, en el año de 1600; y su último dueño territorial lo fue D. Francisco de Borja Álvarez de Toledo, Marqués de Villafranca, decimoctavo Señor de esta dicha Villa.

Como frontero a Gibraltar, al perderse la plaza ( 4 de Agosto de 1704) le fueron otorgados varios privilegios, entre los cuales se habla de la concesión de una feria anual, el 18 y 19 de Mayo, con libertad de derechos; y puede que por lo bien que se portó la Villa con los fugitivos hijos de Gibraltar, el Rey Felipe V le concediese a aquella el título honorífico con que se la distingue en un documento del siglo XVIII que obra en el Archivo eclesiástico, de: muy ilustre y siempre noble Villa de Gaucín ,cuya carta real, en unión de las demás, expedidas por los Reyes Católicos, títulos jurisdiccionales, Ordenanzas municipales y documentos, excepto muy pocos que casualmente se salvaron, perecieron en el incendio ocurrido en 1714, y en el de las Casa Capitulares, en 8 de Julio de 1810 (quinta invasión de los franceses al pueblo), cuya documentación, se dice, hacía precioso el Archivo, y era considerado como uno de los más reconocidos de la Sierra.

Escudo de Gaucín
De la forma que el de España, pero sin corona, es el escudo de la Villa consta de cinco cuarteles: el campo del primero, a la derecha, como el del quinto cuadrante, es de gules; ostentando, cada uno de ellos, un castillo, almenado, como los que tiene el de nuestra Nación; el segundo cuartel, en campo celeste claro, se ve el león, representación de la provincia de su nombre; el tercero, o sea el del centro o corazón, en campo azul prusia, se destacan las tres flores de lis de la Casa de Borbón; y el cuarto cuadrante, cuyo campo es celeste claro, tiene cinco flores de lis. Todas las figuras del escudo son de color oro.

Notas Bibliográficas:
1. Poblaciones Españolas. GAUCÍN. Academia Heráldica. Ubaldo de Molina Fernández. Gaucín, 17 de Octubre de 1908.