Gaucin
Biografías
 
D.Francisco Cañamaque Jimenez
D.Jose Serrano Valdenebro
D.Francisco Serrato Gavilán
Juan Grande Nebreda
Teodoro de Molina Fernádez
 
 
 
Teodoro de Molina Fernández

Teodoro de Molina Fernández nace en Gaucín, en 1867 ,en una familia de cuatro hermanos – Antonio, Ubaldo y Rosalía-, hijo de Teodoro de Molina Salas y Joaquina Fernández Marín, nieto de Antonio de Molina Navarro, el que fuera defensor del castillo del Águila, en lucha con los franceses durante uno de los asedios que sufrió Gaucín durante la Guerra de la Independencia.
Su infancia la pasó en su pueblo y en Málaga donde estudió el Bachiller. Realizó la licenciatura de Derecho en la Universidad de Madrid y poco después de terminada opositó al Cuerpo Superior de Policía.
Desempeñó varias funciones en el Ministerio de la Gobernación entre las que cabe destacar la de Comisario de Vigilancia de la Capital del Reino.

Casado en primeras nupcias con Caridad Armiñan Pérez, a la que conoció fruto de la amistad que entabló con su hermano - Luis - durante sus estudios en la Facultad de Derecho. El matrimonio tuvo una hija, cuyo alumbramiento ocasionó la muerte de la madre. Posteriormente se casó con Francisca Faura Serrano, biznieta de Serrano Valdenebro, por cuya razón conservaba ésta el apelativo de “La Serrana”.

La constitución del nuevo matrimonió originó que nuestro personaje abandonase la carrera profesional y política que desarrollaba en Madrid, pues se comentaba en el pueblo y en círculos familiares que Dª. Francisca, impuso tal decisión debido a la desazón que le ocasionaban sus celos.

Su vida profesional, en Gaucín, la desempeña ejerciendo como abogado y simultáneamente realizando funciones políticas de ámbito local y provincial.
Elegido representante en la Diputación Provincial de Málaga desarrolla una meritoria labor en pro de su pueblo, consiguiendo para el mismo la construcción de la carretera a la Estación de Gaucín, caminos vecinales y lo más llamativo, en aquel momento, una estación telegráfica y posteriormente de teléfono. Cuestión que, hoy, puede parecer anecdótica, pero que en la época significaba todo un avance en materia de telecomunicaciones. Hasta tal punto era considerada esta instalación que, otros pueblos de mayor importancia, e igualmente Cabeza de Partido de la provincia no lo consiguieron –baste decir que de las 22 estaciones telegráficas existentes en la provincia 8 de ellas correspondían al servicio del ferrocarril, de reciente puesta en funcionamiento (Estación de Salinas, Estación de la Peña, Fuente de Piedra, Bobadilla, Gobantes, El Chorro, Pizarra y Cártama), el resto se correspondía con las Cabezas de Partidos ( no todas), más Nerja, y Fuengirola
(1).

En 1908 publicó un libro sobre el Cuerpo General de Policía titulado Policía General del Estado, editado por la Imprenta de los Hijos de M. G. Hernández, calle Libertad, nº 16 de Madrid.

Murió, en Gaucín, de forma repentina el día 8 de Agosto de 1912 , último día de Feria, después de presidir una corrida de toros –recordar que la Carrera fue plaza de toros con forma rectangular hasta la construcción, en la década de los sesenta, del Colegio Público Guzmán El Bueno-. Tenía gran afición a la fiesta taurina de la que fue conocedor y entendido a consecuencia del ejercicio de su función de orden público en Madrid. Desde su vuelta fue siempre el responsable en la organización de los festejos taurinos de nuestro pueblo.

El Consistorio tuvo a bien homenajearle con que una calle del pueblo llevara su nombre. De igual manera recibió el afecto que sus paisanos le mostraron y que siempre llevó a gala durante el periodo que le toco representar a Gaucín en la Institución Provincial. Cariño que le refrendaron éstos, en los Carnavales de 1913, donde con una coplilla
(2) le recordaron para siempre. Esta decía así:

“Del día 8 de agosto,
nos tenemos que acordar
que de repente murió
el diputado provincial.
Don Teodoro de Molina
que pensaba con afán
en hacer bien por el pueblo
y por todos los demás.
Y por eso consiguió
paseos y carreteras,
el camino vecinal
y el teléfono que alegra.
Dios lo tenga en su descanso
y le de su Santa Gloria,
este coro de ilustrados
siempre lo tendrá en memoria.”

Notas:
1. Datos obtenidos del mapa de la Provincia de Málaga de Benito Chías, Ingeniero. Año 1900. Adquirido
en el Rastro de Madrid en 1995.
2. Acervo popular. Recogido en TREINTA AÑOS DESPUES. Martín de Molina Teodoro. Granada.2000.
3. Información facilitada por Francisca de Molina Furets.
4. Fotos: Facilitadas por Salvador Martín de Molina. La foto de nuestro personaje tomada de un
óleo propiedad de Francisca de Molina Ortega.